Enviado por Do utilizador6415

Leopold Busquet - Las cadenas musculares. 1

Propaganda
(JiMxIan rigurosam ente p r o h ib ía » mn I.» aiiianzacK Jo escrita d e lo* m u la res
d el copyright, b a jo las sanciones establecidas en la* le y r s la reproducción p arcial o
to ta l ilr e s ln o b ra p o r e u a lq u iu m edio o p rocedim iento. co m prendido» lo
r c p r o g ia íli y el b u ia im e n to inform ático y la d istribución «le ejem p lares de
ella m edíanle alq u iler o p résta m o público*
I iiul.M inpn.il: Ln chaincs niusculm r** lo m e I ÍYonc ct eo lo n n e cciviorfc
€ C d itio m Friaon Roche
Traducción C a i k * t l i r i h ¡ N im a C a sa b G iro m
D irecto r d e colección y revixw : D r. M ario Lloxct R itia
$
2002. L e o p o ld R a sq u e i
K lito n a l 1 ’a n M n b o
CV C o n sejo d e C ienln. 245 bis. 1 • 1 •
OROII H a ivelona
Tal. <13 323 33 11 - Fax. «O 413 V) 33
http:.'/www. paulo*ribo com
I m ail p ak S o trih o ftp an fciin h x n n n
S e x la e.lú iO o '
ISBN:S1-R019 UNO
KrtciamipoM dÓn: E d ito i Scivice
D iagonal 299 - ilh O ll llarcelona
Impiesi* en E sp a ñ a p o r C arvigiaí
ín d ic e
P refacio ik l l)r. Clan- O strow ..
------ ...............
—5
M h f i ____________ _________________ __________
_V
RccofdaiofNM mmrnómkm .................. — ................ ...... ___________________________ 11
P rim era Parte
........ ............................. _ .......................................................13
E i . I H O V O .........
In tiix lu c n ó n
_____ ____ ___________________ _____ ____________________ „15
L b unidades tuncionalcs
--- ---------- --- --------_________________ 19
La» cadena* re c ta s d el turne»» - - - ■
_____ _____________________ 23
( iu m p o o á ó a d e U s cadena* r e d a s ------------------C a d en a s d e flexión f W ------------- ---------------- . __ _____________________ 2 4
( ..ulen.is d e extensión 0)1 i __ ____________ ___..__ __ ________________ — ...2 4
_________ _____________ .____25
1 unciones d e la s cadena» r e c ia s ...—.______
- 1*1 enro llam ien to ....................................................... — ...............
.......... ..........2 5
1*1 e n d e re z a m ie n to ____ __. . . . _______________ __________________________- 2 7
í 'n m p k m c n to d e la* a n t e a n re c ta s--------------- - __________________________ 36
_____________________ . . . , J 9
11 (indum ento d e las c u rv a Iu ra s____ __ __
anucravitaeional v d e iiutaercciniidiiii. ... ...... ................. ............................ 43
V u tp m i intÍAruvilainiift;»!
S\
“
..........................
C a d e n a estática
iM iueríor C E P ___________ ______________________________.43
" V
’
R elación fascu * preu o n e* internas e s el
principal fado» d e la e s tá tic a ________________
Sistem a d e au io crec im ie n io ____
. . . . . . . . . _________________ ______ .47
____ __ * __________________ __ ____ .47
- \ nivel lu m b a r.. __________ „
- A nivel dorsal..... ........ ......................... ............ ..... ....................... ........ ....................... 53
R elación c n tic en rollam iento, cn d c ic /a iiiie n iu v cre c im ie n to -------------„---- „...57
1j n cad an aa g n a a d a s ________ ____ ______________ ...... ................ ...............................5 9
Introducción ........................................................... ........ ...................................................... 59
- 1 a* cadenas a u / a r k n .in terio res C C A .......................................... ....................(il
- L as c a d en a s c ru /a d a s posterio res C C P — .........
—..........................66
M ecánica de las c a d en a s (T uzadas_______ ____ ____ ________________— ........ 67
____ 67
- 1a tnrsió n a n te r io r ___ —__ ___ _____________ ......................... „
- L a torsió n po-vieno» ....... „.......
..... ................... .68
( iim nl.-nrcntits d e l.is ..ulrnAS viü7jd.ts
^ _ ............. ................ .......... .
68
M
• R elación co n la cw h ira c s c a o u la r......... ...... ...
. ____
____ 71
■ R elación co n !<•* m irm h ro i suoerioics......... . . ......
Relación con l«n m irm b ro s in ferio res.......... ..
74
- L n conclusión...........
.80
..................
................... . _
........... 8?
( -id cn ai ciuau Lin v linca alba
- 1 n narre suli utnhiliral
.................... ................. K>
------- - .
- L a p a n e ni|» ta u m N b ra l _
_____ .
____ _____ 83
........... ...............Sí.
- E n conchKMm............. — ...................................... ........... .
L A S C A D E N A S M USCULARES
C ad enas cruzadas y equilibrio...
C ad enas cruzadas y d ia fra g m a ..
.90
.90
S e«unila p a rte
.93
.95
l - A C O L U M N A C K K Y K I A I ---------------------------------
In tro d u c c ió n ----------------------------------------------I j c a d e n a e s t á t i c a --------------------------------------( ^im p o sició n de b c a d e n a c s lá L c a --------I .a.%c a d e n a s r e c t a s --------------------------------------C o m p o sició n d e la s c a d e n a s re c ta s --------1 .is c a d e n a s d e flexiún f 1 ) F ---------------I -is c a d e n a s d e e x te n s ió n ( l ) h -----------I u n c io n e s d e la s c a d e n a s r e c t a s -------------1*1 e n ro lla m ie n to d e b c a b e / a -------------l'.n d e re /a m ie n ti» d e b c o lu m n a cervical
l*n c o n c lu s ió n —
-----------------------------S iste m a a n i igra vil a d o n a l y d e n u lo crecím ien lci~
S isle m a ¡m iig r.iv iliid n n a l.......
S istem a d e a u lo c r e á m ie n to ...
C o n clu sió n * * — — .....................
I jis a n t e o » c ru z a d a s
........... —
.97
„...9K
101
— 101
....KM
....105
—105
....107
....112
....115
....115
« .lili
...1 2 1
.............
I a s c a d e n a s c r u /a tla s a n te r io r e s ( X A .......
............
- L as c a d e n a s c r u z a d » p o s te rio r e s C’C P .
...1 2 8
....132
...133
....135
C e n tro d e |<K m o v im ie n to s d e to rs ió n ..
.................
- I II h u e s o h io i d e s
« .« .
- M o v im ie n to d e to r s ió n
...
Sistem a c ru z ad o su p e rfin a I crtfneo-aU as-aai MOI•»!•O
Sistem a c ru z ad o p ro fu n d o ................................
«.1 2 3
....124
138
• M«l lf•
«• 139
T ercera parte
L O S M IE M B R O S S U P E R IO R E S
________________
L a c a d e n a e s tá tic a ----------------------------------------C om posición d e la c a d e n a e s tá tic a ------------L a cad en a d e ñ e x ió n -------------------------------------C om posición d e la c a d e n a d e flex ió n ---------L a ead en a d e exteusión----------------------------------C om posictóu d e la c a d e n a d e ex te n sió n -----L a cad en a d e a p e rtu ra (su p in a c ió n )--------- --------------C om posición d e la c a d e n a d e a p e rtu ra .
L a cad en a d e cierre (píou& ción)-------------C om posición d e la c a d e n a d e c ie rre —
------ 147
149
119
____ 133
153
-------159
159
163
163
169
169
175
177
Prefacio
E
s te l i b r o a p o r t a u n a c o n t r i b u c i ó n a p r e d a b l c a n u e s t r a c o m p r e n s ió n
d e la s c a d e n a s m u s c u la r e s .
E l a u t o r d e e s t e tra ta d * ) h a f o r m u l a d o id e a s n u e v a s r e s p e c t o a la c o n
c c p c i ó n d e la o r g a n iz a c ió n d e l c u e r p o d e l m o d o e n q u e é s t e a s u m ir » s u s
r e t o s e f ic a z m e n t e .
B a s á n d o s e e n la n a t u r a l e z a d e io s m ú s c u lo s y s u s c a p a c i d a d e s d e i n t e ­
g r a c ió n f u n c io n a le s , n o s p e r m i t e p e r c i b i r la u n i d a d d e l c u e r p o y n o s in ­
f o r m a s o b i e la e t i o l o g í a y e l d i a g n ó s t i c o d e I» p a t o l o g í a s o m á tic a .
S in q u e r e r p r e t e n d e r s e r la r e s p u e s t a ú n ic a , e s t e c o n c e p t o n o s d a . d e
t o d o s m o d o s , u n a b a s e s o b r e la c u a l s e p u e d e c o n s t r u i r u n a c o m p r e n s i ó n
d e l c u e rp o h u m a n o e n s u e s ta d o d e b u e n a s a lu d o e n fe rm e d a d .
D octor G ary L. O stro » D. O.
I h c N e w Y o r k C o l l c g c o f O s t e o p a i h i c M e d c c iu e
I .a r e a liz a c i ó n d e e s t e lib r o s e l i a p r o d u c i d o g r a d a s a la p a r i c n c i a y al
a m o r d e l o d o s lo s q u e m e r o d e a n :
d e m is h ijo s , q u e h a n t e n i d o u n p a d r e c u y a p r e s e n c i a e r a a m e n u d o
s i n ó n i m o d e a u s e n c ia .
- d e m i f a m ilia p r e s e n t e e n e s t e m u n d o o e n m i c o r a z ó n .
-
d e t o d o s lo s q u e h e e n c o n t r a d o e n m i v i d a y s in lo s c u a l e s n o h u b i e ­
r a p o d i d o r e a l i z a r e s t e tr a b a jo .
O u i c r o p r e c is a r q u e e s t e t r a b a j o h a s u r g i d o d e la r e f le x i ó n y d e u n a
p r á c t i c a d e vark iK a ñ o s :
-
a p a r t i r d e la e n s e ñ a n z a e n e l <" o l lc g c S u t h c r l a n d
-
a p a r t i r d e la e n s e ñ a n z a d e M a d e m o i s e ll c M c z ic rc * .
Q u e t o d o e l m u n d o e n c u e n t r e a q u í la e x p r e s i ó n d e m i p r o f u n d o r e c o ­
n o c i m ie n to .
N o p u e d o t e r m i n a r e s t o s a g r a d e c i m i e n t o s s in a c o r d a r m e d e e s t e S a b io
a q u i e n h e t e n i d o la s u e r t e d e a c c e d e r , q u e v iv e e n e s t e m u n d o s in s e r d e l
m u n d o , q u e v iv e p o r v a l o r e s c o n la r a z ó n d e lo s " s i m p l e s d e e s p í r i t u ” m á s
a l l á d e lo m a lc r ia l.
M e h a p r o p o r c i o n a d o la s g a n a .s d e c o m p r e n d e r y d e b u s c a r l a v e r d a d ...
e n e s te m u n d o d e ilu s io n e s .
Prólogo
C
a d a a r ti c u la c ió n p < * * e u n a a m p litu d f is io ló g ic a d e m o v i m i e n t o q u e
d e p e n d e d e l a b u e n a r e l a c i ó n a r t i c u l a r y d e l e q u i l i b r i o d e la s t e n s i o ­
n e s m u s c u l a r e s q u e s e a p l ic a n a e l la . H a g a m o s v a r i a r u n o d e lo s v e c to r e s
d e e s t a s t'u c r /a s y m o d if ic a r e m o s la e s t á t i c a d e la a r t i c u l a c i ó n y s u s tíb e t
la d e s d e m o v im ie n to s .
l a s c a d e n a s m u s c u l a r e s e x p l i c a n La p o s ib i lid a d d e le s io n e » r e p e lid a s ,
‘- f u s i b le s " q u e 'd e s c o n e c t a n '' r e g u l a r m e n t e c u a n d o e l c i r c u i t o m u s c u la r
p r e s e n t a ‘S o b r e te n s io n e s '* .
l-a-s c a d e n a s m u s c u l a r e s e x p l i c a n la s r o ñ a s e s p e c i a l m e n t e p r o v o c a d a s
e n e l a n á lis is d e l e s q u e m a fu n d o n a L
I ¿ l k c a d e n a s n o s p e r m i t e n s e g u ir la i n s t a la c ió n i n s i d io s a d e la s d e s v ia
c ia n e a
P a r a s u t r a t a m i e n t o , f io d e m o s t e n e r u n a in te r v e n c i ó n p r e v e n t i v a e fi
c a z . p o d e m o s l u c h a r c o n t r a la c r o n ic id a d , c o n t r a e l e n v e j e c i m i e n t o d e la s
e s tr u c tu r a s .
El m ovim iento es la vida
S t il l
Recordatorios anatómicos
■ Pectoral menor (pectoralis minor): 3a, 4a y 5a costillas, apófisis coracoides.
ti- u fe * 'V
f>■ Pectoral mayor (pectoralis m ajor): Clavícula, esternón + 6 primeros
cartílagos costales + vaina del recto abdominal a la corredera bicipital.
■ Serrato dorsal caudal (serratus p o sterio r inferior): desde D11-L3 has­
ta las 4 últimas costillas.
■ Serrato dorsal craneal (serratus posterior superior): desde C7-D4 has\ ta las 4 primeras costillas.
■ Oblicuo menor (oblicus intem us abdom in i): 10a, 11a, 12a costilla y
apéndice xifoides + línea alba + pubis + arco crural + cresta ilíaca +
apófisis transversa de L5.
■ Oblicuo mayor (oblicus externus abdom ini): 7 últimas costillas + línea
alba + arco crural + cresta ilíaca.
■ Recto abdominal (rectus abdom inis): 5a, 6a, 7a costillas a pubis.
■ Piramidal del abdomen (Pyram idais): músculo triangular contenido
en la parte inferior de la vaina del recto abdominal.
■ Triangular del esternón (transversus thoracis): 3o, 4o, 5o y 6o cartílagos
costales y cara profunda del esternón.
■ Rom boides (rom boideus): apófisis espinosas de C7 a D4 - omóplato.
■ Dorsal mayor (latissim u dorsi): apófisis espinosas de las 7 últimas vér­
tebras torácicas + 5 lumbares + cresta sacra a 1/3 ext. de la cresta ilía­
ca de las 4 últimas costillas y term inando en el fondo de la corredera
bicipital. 'v™
:
•'
u
■ Trapecio (trapezius):
- superior: línea curva occipital + 6 primeras vértebras cervicales +
lig. cervical
- medio: de la 7a vértebra cervical y 4 prim eras torácicas,
- inferior: de la 5a vert. torácica a la 12a vértebra torácica.
• • • • • • • • • ■ ■ • • • • • • • • • • • • • a »
L
■
■
■
■
■
■
■
■
■
■
■
as
c a d en a s
m usculares
Termina en 1/3 externo de la clavícula - acromion - espina del omóplato.
G enihioideo (geniohyoideus): parte media del maxilar inf. - hueso
hioides.
Digástrico (digastricus): form ado por 2 vientres carnosos, que se ex­
tienden de la apófisis mastoides a la sínfisis del mentón. El tendón in­
term edio pasa p o r un pasillo fibroso que cuelga del hueso hioides.
Estilohioideo (styohyoideus): apófisis estiloides del tem poral - hueso
hioides.
M ilohioideo (m yolohyotúeusy. se origina en toda la extensión de la lí­
nea oblicua interna para fijarse en el rafe m edio mandibulohioideo y
en la cara anterior del hueso hioides
Complexo mayor (sem ispinalis cap i lis):
- 6 primeras apóf. transversas dorsales
- 4 últimas apóf. transversas
T línea
cervicales y apófisis espinosas
\ occipital
C7 + D I
j
parte central.
Complexo menor (sem ispin alis cervicis): apófisis transversas de las 4
últimas cervicales + I a dorsal - parte posterior apófisis mastoidea - y
comienzo de la línea occipital.
Esplenio de la cabeza (splenius capiti): parte externa línea curva occi­
pital y parte póstero superior de la apófisis mastoides - apófisis espi­
nosas de las 6 últimas cervicales.
Esplenio del cuello (splenius coli): 4 primeras apófisis espinosas dor­
sales - apófisis transversas de las 3 prim eras cervicales.
Angular del om óplato (levatore scapulae): ángulo superointerno del
om óplato - 4 prim eras apófisis transversas de las cervicales.
Transverso del cuello (longissim us cervicis): desde las apófisis trans­
versas de las 5 primeras dorsales hasta las apófisis transversas de las 5
últimas cervicales.
Escalenos (scaienus):
- Anterior: Apófisis transversas 3a, 4a, 5a, 6a vértebras cervicales hasta
la I a costilla
- Medio: Apófisis transversas 2a, 3a, 4a, 5a, 6a, 7a vértebras cervicales
hasta la I a costilla.
- Posterior: Apófisis transversas 4a, 5a, 6a vértebras cervicales hasta la
2a costilla.
Primera parte
El tronco
L
■
■
■
■
■
■
■
■
■
■
■
as
c a d en a s
m usculares
Termina en 1/3 externo de la clavícula - acromion - espina del omóplato.
G enihioideo (geniohyoideus): parte media del maxilar inf. - hueso
hioides.
Digástrico (digastricus): form ado por 2 vientres carnosos, que se ex­
tienden de la apófisis mastoides a la sínfisis del mentón. El tendón in­
term edio pasa por un pasillo fibroso que cuelga del hueso hioides.
Estilohioideo (slyohyoideus): apófisis estiloides del temporal - hueso
hioides.
M ilohioideo (m yolohyoideus): se origina en toda la extensión de la li­
nca oblicua interna para fijarse en el rafe medio mandibulohioideo y
en la cara anterior del hueso hioides.
Complexo mayor (sem ispinalis capitis):
- 6 primeras apóf. transversas dorsales
- 4 últimas apóf. transversas
T línea
cervicales y apófisis espinosas
\ occipital
C7 + D1
J p a r te central.
Complexo menor (sem ispinalis cervicis): apófisis transversas de las 4
últimas cervicales + I a dorsal - parte posterior apófisis mastoidea - y
comienzo de la línea occipital.
Esplenio de la cabeza (splenius ca piti): parte externa línea curva occi­
pital y parte póstero superior de la apófisis mastoides - apófisis espi­
nosas de las 6 últimas cervicales.
Esplenio del cuello (splenius coli): 4 prim eras apófisis espinosas d o r­
sales - apófisis transversas de las 3 primeras cervicales.
Angular del om óplato (levatore scapulae): ángulo superointerno del
om óplato - 4 primeras apófisis transversas de las cervicales.
Transverso del cuello (longissim us cervicis): desde las apófisis trans­
versas de las 5 primeras dorsales hasta las apófisis transversas de las 5
últimas cervicales.
Escalenos (scalenus):
- Anterior: Apófisis transversas 3a, 4a, 5a, 6a vertebras cervicales hasta
la I a costilla
- Medio: Apófisis transversas 2a, 3a, 4a, 5a, 6a, 7a vértebras cervicales
hasta la I a costilla.
- Posterior: Apófisis transversas 4a, 5a, 6a vértebras cervicales hasta la
2a costilla.
Primera parte
El tronco
I n t r o d u c c ió n
L
as cadenas musculares representan circuitos en continuidad de direc­
ción y de planos a través de los cuales se propagan las fuerzas organi­
zadoras del cuerpo.
Para la comprensión íntima del ser humano, es necesario tener en pri­
m er lugar una buena comprensión de la organización fisiológica del cuer­
po. para seguir mejor la instalación inteligente de los esquemas adaptativos, de los esquemas de compensación, de la patología.
El cuerpo obedece a tres leyes:
1) Equilibrio,
2) Economía,
3) Confort (no dolor).
- E n el esquema fisiológico, el equilibrio, con toda su dimensión pa­
rietal, visceral, hemodinámica, hormonal, neurológica (homeostasis) es
prioritaria y las soluciones adoptadas son económicas. C om o que el es­
quem a de funcionamiento es fisiológico, es naturalm ente confortable.
- E n el esquem a adaptativo (curvado), la organización del cuerpo
tratará de conservar el equilibrio, pero concediendo prioridad al no dolor.
El hom bre está dispuesto a todo para no sufrir. H ará trampas, se cur­
vará, disminuirá su movilidad en la medida en que sus adaptaciones de­
fensivas, m enos económ icas, le harán recuperar el confort.
N uestro confort y nuestro equilibrio se pagan con un gasto superior de
energía, que se traduce en un estado de fatiga más importante. Si el juego
de compensación muscular no es suficiente para disimular, el paciente no
podrá m antener su verticalidad e ingresará en la cama.
íM P
Las
cadenas
m u v
u
¡ akí
s
El hom bre en bipedestación tiene un compromiso entre la verticalidad
y la necesidad de ocultar sus problem as de todo tipo.
La organización general del cuerpo responde a una necesidad de rela­
ción en la vida.
El cuerpo está preparado para observar, percibir, reaccionar, dar.
El hom bre en bidepestación se tendrá que adaptar a la gravedad, ase­
gurar su equilibrio, program ar su gesto, para tomar, para dar, para crear.
Las cadenas musculares asegurarán estas funciones.
La buena coordinación de la organización general pasará por las fascías.
De origen mesodérmico, todas las estructuras conjuntivas (aponeurosis, vainas, tendones, ligamentos, cápsulas, periostio, pleura, peritoneo...)
forman parte, en el plano funcional, de una única fascia.
Esta form a el envoltorio superficial del cuerpo y, por sus ramificacio­
nes, penetra en la profundidad de las estructuras hasta el envoltorio de la
célula.
Esta tela fascial fijada por el cuadro óseo n o aceptará que la tensen.
Toda dem anda de longitud en un sentido necesitará un préstam o del
conjunto de la tela fascial. Es preciso que la resultante de las tensiones
que se aplica sobre ella esté en una constante fisiológica. Si este crédito de
longitud no se puede conceder, se produce una tensión dolorosa, desen­
cadenando p o r vías reflejas tensiones musculares (no dolor).
Las fascias ligan las visceras al cuadro musculo-esquelético. Se percibe
la importancia de la buena relación articular, de la buena estática y de la
buena movilidad de este cuadro.
Las funciones están catalizadas por el movimiento de las estructuras
periféricas. Si la movilidad del cuadro musculo-esquelético se altera, ten­
drem os una reducción de la velocidad de una o varias funciones viscera­
les.
En contrapartida, la disfunción de un órgano, con fenóm enos de con­
gestión o esclerosis, modificará, por su pesadez o su retracción, su sistema
de suspensión fascial.
La viscera puede ser una de las causas de la desviación de las estructu­
ras con pérdida de movilidad.
C uanto más se avanza en la investigación más sorprende la im portan­
cia de las fascias.
El tratam iento por las cadenas musculares es en realidad un trabajo de
las fascias.
•••
El
t r o n c o
Los músculos están contenidos en vainas interdependientes. El ree­
quilibrio y las tensiones pasarán por el tratam iento de estos envoltorios.
El músculo no es m ás que un “p e ó n ” al servicio de la organización gene­
ral, es decir, al servicio de las fascias.
El tratam iento deberá siempre buscar las causas a través de la lógica,
la comprensión y el respeto de las estructuras.
El cuerpo debe aceptar el tratam iento que le propongamos.
Por ejemplo, el tratam iento para las cadenas mio-fasciales deberá te­
ner en cuenta la calidad de la tram a fascial. Para pedirle que vuelva a dar
el alargamiento, todavía debe estar en disposición de hacerlo. C uando se
conocen las relaciones estrechas de las fascias con la nutrición, el drenaje,
la defensa, nos dam os cuenta de que la recuperación de su fisiología m e­
cánica sólo será posible si la ayudamos en otras funciones.
De ahí la importancia del enfoque manual en el cam po visceral y cra­
neal.
La relación “continente-contenido” está en la base de la comprensión
y del tratamiento.
C om o que se ha obtenido la remodelación de las fascias por el trata­
miento de las cadenas, sólo entonces podrem os rearm onizar de forma efi­
caz y duradera su movilidad.
Las
u n id a d e s f u n c io n a l e s
El cuerpo se com pone de diversas unidades funcionales (fig. 1):
- una unidad funcional cefálica = cabeza y cuello,
- una unidad funcional del tronco= tórax y abdomen,
- una unidad funcional para cada miembro= miembros inferiores,
miembros superiores, mandíbula.
La palabra unidad funcional resume bien la independencia de estas di­
ferentes unidades, que tienen un poder de autogestión p ara solucionar
problem as regionales, pero que están en relación y cooperación, si es p re ­
ciso, al nivel de una organización general.
Volvemos a encontrar a nivel de cada unidad funcional el mismo siste­
ma de organización basado en un sistema miotensivo recto y un sistema
miotensivo cruzado (Piret-Béziers): siendo la demostración de este pos­
tulado el objetivo de este libro. A ntes de declinar las diferentes cadenas
musculares, es im portante destacar la analogía de las estructuras óseas en
cada una de las unidades funcionales citadas anteriormente. No obstante,
es im portante señalar la analogía de las estructuras óseas.
El cuerpo com prende tres esferas (fig. 2):
- la cabeza,
- el tórax,
- la pelvis.
La
s
ca d en a s
m u scu lares
▼ F ig u r a 1
T F ig u r a 2
Unidad funcional del tronco
La s cifo sis y las lordosis
Estas tres cajas: craneana, torácica, pelviana, presentan analogías y
particularidades respecto a sus funciones:
Las tres están hechas para proteger:
1. el cerebro.
2. los pulmones, el corazón, el hígado, los riñones,
3. los órganos genitales.
Las tres tienen un diafragma:
1. diafragma craneano,
2. diafragma torácico,
3. diafragma pelviano.
Hueso
worniano
Las tres están influidas por el
ritmo de su diafragma. Las tres
presentan un detalle anatómico
que es muy importante, pues p e r­
mite la sincronización pero tam ­
bién la independencia relativa
del ritmo de estas tres esferas con
las contracciones musculares del
cuerpo en la necesidad de m over­
se y hacer esfuerzos.
Este detalle anatóm ico se lla­
ma (fig. 3):
- el apéndice xifoideo del es­
ternón,
- el coxis para el sacro,
- el hueso wormiano en la
punta del occipital en el
punto lambda.
Xifoides
Coxis
N. B. El apéndice xifoideo y el
hueso supernum erario occipital
son inconstantes, pero entonces
Y F ig u r a 3
son sustituidos por una zona fibro­
Los tres diafragm as
sa más importante, la fontanela
lambda que no presenta el engranam iento de las suturas, ya que los
bordes parieto-occipitales son lisos a este nivel.
Para acabar podem os plantear una cuestión: ¿no hay una cierta simili­
tud entre:
- sínfisis esfeno-basilar, el agujero occipital, que form a un orificio al
nivel del cráneo;
- el m anubrio del esternón, primeras costillas, D I form ando un orifi­
cio torácico;
- la base del sacro, las líneas innominadas que form an un orificio pel­
viano?
Las esferas craneana, torácica y pelviana forman las cifosis de la co-
••••
L
as
c a d en a s
m usculares
lumna vertebral.
Están unidas entre sí por la lordosis cervical y la lordosis lumbar.
( orno que las cifosis tienen una finalidad de protección, se adaptarán
al movimiento pero éste se expresará sobre todo a nivel de las lordosis
cervicales y lumbares a través de las cadenas rectas y de las cadenas cru­
zadas.
Las
ca d en a s r ecta s d el tr o n co
Com posición de las cadenas rectas
La flexión y la extensión del
tronco dependen de las cadenas
rectas. Se efectúan en relación con
dos ejes miotensivos importantes,
uno anterior y uno posterior. Las
cadenas de flexión-extensión p u e ­
den dividirse en izquierda y d ere­
cha. Por este motivo, en el texto
aparece la o las cadenas de fle­
xión-extensión.
▼ F ig u r a 4
Cadena de flexión CDF
• • • • • • • • • • ■ • • • • • • • • ■ • • • • • a
La
s
c a d en a s
m usculares
Las cadenas de flexión C D F (fig. 4)
• Los intercostales m e d io s..................................
• Los grandes rectos del a b d o m e n ...................
• Los músculos de p e rin e o ..................................
E
n l a c e c i n t u r a f. s c a p u i . a r
• Triangular
del e ste rn ó n .....................................
o
...............................................
• Pectoral m e n o r ...................................................
• Trapecio inferior..................................................
E
n la c e m ie m b r o s u p e r io r
• Pectoral m a y o r....................................................
• R ed on do m avo r-ro m b oide..............................
El eje anterior une D I al sacro relevando a:
- el esternón (prim era costilla D I),
- el pubis,
- el coxis.
Intercalados entre estas estructuras óseas,
los músculos:
- intercostales medios,
- rectos abdominales,
- perineales.
Esta cadena anterior forma un potente pi­
lar vertical respecto al eje raquídeo que forma
el eje posterior.
Las cadenas de extensión CD E (fig. 5)
El eje posterior está formado por la columna
vertebral, los discos y los músculos paravertebrales. Tiene sobre todo una función de apoyo.
▼ F ig u r a 5
Cadena de extensión CDE
• • •
El
t r o n c o
El eje posterior, con sus músculos cortos, es un resorte de retroceso,
equilibra, templa la acción del eje anterior.
P
lano profondo
•
•
•
•
•
•
Transverso e s p in o s o ...............................................
E levador d e las costillas (supracostales)........... ................................levator costae
E p iespino so ..............................................................
D orsal la rg o ..............................................................
S acro-lu m b ar............................................................
C u ad rad o lum bar (ilio-costal).............................
P L A N O M E D IO
• S errato dorsal c ra n e a l...........................................
• S errato dorsal c a u d a l............................................
EN LA C E C IN TU R A E S C A P U L A R
• T rapecio in fe rio r.....................................................
E
n la ce m ie m b r o s u p e r io r
• R ed o n d o m a y o r ......................................................
Funciones de las cadenas rectas
El en rollam iento
Los rectos abdominales levantan el
pubis, pero igualmente hacen bajar el
esternón en dirección al ombligo (fig.
4). Esta zona del ombligo parece que es
una zona privilegiada de convergencia
de fuerzas (estructuras fibrosas).
El perineo, por m edio de sus fibras
longitudinales, actúa como una prolon­
gación de los rectos abdominales verticalizando al sacro.
En realidad, el movimiento de enro­
llamiento es mucho m ás fino de lo que
^
parece en un prim er momento.
T
6
(según Kapandji)
A b ertu ra iliaca
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Es im portante señalar que el suelo pélvico presenta fibras pluridireccionales. E n un trabajo pasivo, el estiram iento puede que sólo reclame
determ inadas fibras, pero durante un trabajo activo, el perineo tiene to ­
das sus fibras trabajando de m anera sinérgica.
La acción de enrollamiento se realiza (fig. 6):
- por las fibras antero-posteriores, el perineo acerca el coxis al pubis,
- por las fibras transversales, que acercan los isquiones y provocan si­
m ultáneam ente, la apertura de las crestas ilíacas.
la. observación: La abertura de las crestas iliacas de conjuga con la
verticalización del sacro en la acción de enrollam iento (el sacro no fuerza
el paso entre los huesos ilíacos = ley antiálgica (ley de no dolor)).
2a. observación: La abertura de las crestas iliacas favorece el acom o­
dam iento de la masa visceral alargando el diám etro lateral de la pelvis.
3a. observación: D u ra n te la acción de enrollamiento, el aum ento de la
presión intra-abdominal provoca un ensanche lateral de la parte baja del
tórax paralelam ente al de la pelvis.
4a. observación: El agujero obturador podrá timpanizar las variacio­
nes de presión que podrían bajar en la pelvis m enor - se verá más ade­
lante que la construcción anatómica de la pelvis m enor está hecha para
protegerla de estas presiones incontroladas.
El análisis funcional del perineo nos conduce a valorar en el plano
anatómico:
1) un segundo punto de convergencia de fuerzas a nivel del perineo =
el núcleo fibroso (siendo prim ero el ombligo);
2) la masa visceral está rodeada por delante por una pared abdominal,
abajo, por una pared perineal, arriba, por una pared diafragmática.
presentando cada pared un centro fib ro so = umbilical - perineal frénico. Más adelante explicaremos la importancia de estas particu­
laridades anatómicas;
3) el movimiento de apertura y de cierre ilíaco se hace según un eje
que va del pubis a la articulación sacro-ilíaca. Este eje está m ateria­
lizado por las líneas innominadas. ¿Este movimiento de apertura y
cierre no explicaría determ inadas particularidades anatómicas de la
sacro-ilíaca aun mal com prendidas? E ntre los dos brazos de la arti­
culación hay un relieve óseo.
•••
El
t r o n c o
¿No ayudaría la basculación de la cresta ilíaca a funcionar preferencialmente sobre uno de los brazos articulares según la posición en ap ertu ­
ra o en cierre?
La cápsula articular com puesta por dos partes, una para cada brazo,
unidas por una pequeña comunicación, parece confirmar la independen­
cia relativa anatómica y funcional de las dos partes de la articulación sa­
cro-ilíaca.
En la introducción hemos hecho comparaciones entre la cavidad cra­
neal y la cavidad pelviana.
El ala ilíaca puede com pararse al tem poral con su escama (el ala), con
su mastoides (el isquion) con un orificio timpanizado e igualmente una
cavidad articular. E sta similitud anatómica vuelve a encontrarse en el pla­
n o funcional. C on m ano profesional es fácil notar la plasticidad del crá­
neo. Las suturas craneanas, verdaderas juntas de dilatación, y la platicidad de los huesos proporcionan la capacidad de deformación de la caja
craneal.
Por estas razones, los temporales se adaptan a las tensiones en ro ta ­
ción externa (apertura) e interna (cierre), cuyas influencias son similares
a las de las adaptaciones ilíacas en apertura (R E ) y en cierre (RI). Esta
movilidad ilíaca, determ inada p o r la tensión de las cadenas musculares, se
da sobre todo en relación con el plan visceral (cf. tom o TV).
Las cadenas m usculares pueden estar al servicio de las visceras
N o obstante, esta movilidad ilíaca, com o acabamos de ver, puede uti­
lizarse en los movimientos de la pelvis com o la acción de enrollamiento y
de enderezamiento.
E n resumen: durante la acción de enrollam iento la cadena de flexión
enrolla el tronco, lo repliega sobre sí mismo, concentra su volumen.
C on la cadena de extensión, el tronco recupera su equilibrio, actuando
éste com o un resorte que almacena la energía y que se liberará en el en­
derezamiento.
El en derezam iento
El m ovim iento de enderezam iento, de extensión, es m ás global que
el de aproximación, su acción es más estable. N o obstante, cada uno de
los aspectos de la flexión encuentra en ello su antagonismo.
• • •
La
s
c a d en a s
■ • ■
m usculares
Enderezam iento de la colum na lum bar (fie. 7 v 8)
la. posibilidad: el sujeto está en decúbito dorsal, el enderezam iento se
hace únicamente por la relajación de la aproximación.
2a. posibilidad: si el sujeto está de pie, el enderezam iento de la colum­
na lumbar sólo se puede hacer con respecto a un punto fijo que es el apo­
yo en el suelo. Se habrán puesto en juego cadenas musculares del m iem ­
bro inferior a fin de estabilizar la pelvis.
Y F ig u r a 8
Y F ig u r a 7
Enderezam iento de la colum na lum bar
Las mallas de estas cadenas en la parte trasera los isquiotibiales d e ­
lante los aductores estarán especialmente implicadas.
Estando el sujeto de pie, con la pelvis fija, se provocará la actuación de
los espinales. Éstos están colocados durante la aproximación estirados,
van a contraerse y actuar sobre los lumbares condicionando una lordosis
fisiológica com o si fuera la cuerda de un arco.
C om o que el arco es la columna lum bar y los espinales, la cuerda del
arco, se pueden deducir las molestas consecuencias de una musculación
intensa a nivel lumbar:
- aum ento de la lordosis fisiológica,
- pinzamiento discal posterior,
- presiones interapofisiarias posteriores,
- hundim iento de la columna.
- nérdida de la movilidad
Es decir, las condiciones necesarias para que se produzca la artrosis.
¿Q ué diríamos de un espondilolistesis al que se le o rdena una muscu­
lación lumbar?
La musculatura lum bar a m enudo es contraída y atrofiada. Pero atro­
fiada p o r exceso de trabajo constante. El músculo está hecho para un tra­
bajo rítmico y no constante. Todo trabajo continuo desarrolla las estruc­
turas fibrosas (económicas) en detrim ento de las fibras musculares (fun­
da del músculo).
E l enderezam iento de la colum na dorsal
El diafragma, com o veremos más adelante, es el músculo clave de la
estática del cuerpo.
Trabajando en sinergia con el diafragma, hay un músculo al que in­
cum be preferentem ente esta carga del enderezam iento dorsal: es el
epiespinoso (spinales) (fig. 9).
H ay diversas razones para ello:
la. razón: su posición media le da preferencia con respecto al plano sa­
gital del enderezamiento.
2a. razón: sus inserciones bajas están en relación de continuidad con el
diafragma. El diafragma tiene tendencia a lordosar y a colocar en una ex­
tensión posterior a las tres primeras vértebras lumbares. El epiespinoso
tiene tendencia a cifosar a nivel de las tres primeras vértebras lumbares y
a colocarlas en una flexión anterior. La resultante de las dos es la estabili­
zación.
Esta relación anatómica dem uestra que el diafragma tendrá una ac­
ción com plem entaria con el epiespinoso cuando lo necesite para el en d e­
rezam iento (fig. 10).
3a. razón: el epiespinoso tiene una constitución en láminas superpues­
tas que salen en haces desde DIO hacia DI 1, D I 2, L l , L2 y sobre las nue­
ve primeras dorsales. Este músculo hace pensar en las láminas de un re­
sorte de suspensión. La resultante del trabajo de este músculo es una
fuerza de enderezam iento que se aplica en DIO (fig. 9). El epiespinoso es
m
L a s c a d e n a s m u s c u la r e s
■ Epiespinoso
(Spinales)
■ Dorsal largo
(Longissim us
d o rsi)
■ Sacro lumbar
(llio costalis
thoracis)
Porción ilio*lumbar
(E re cto r spina)
T F ig u r a 9
T F ig u r a 11
Enderezam iento dorsal
Enderezam iento d o rsa l v costal
ayudado por el dorsal largo y el sacrolumbar, que tienen una acción más lateral
sobre la parrilla costal (fig. 11).
C om o que el sacro-lumbar procede de
la masa común o ligamento lumbo-dorsal,
se inserta en el borde superior de las cos­
tillas al nivel del ángulo posterior; tendrá
una acción de rotación sobre esta parrilla
costal colocándola en inspiración. Puede
comparársele a “la cuerda de una persia­
na de láminas” (la movilidad de la costilla
se efectúa según un eje que va de la arti­
culación costo-vertebral a la articulación
E
l
tro n co
Eje de
movimiento
Costilla
Sacro-lumbar o ¡liocostal (llio costalis thoracis)
Transverso del cuello (Longissim us cervicis)
Sacro-lumbar
(llio costalis
thoracis)
Dorsal largo (Longissim us dorsi)
▼ F ig u r a 12
Enderezam iento dorsal y costillas
costo-transversa). Con respecto a este eje, el sacro - lum bar o iliocostal
provocará una rotación externa (fig. 12) elevándose la Darte anterior de la
costilla en inspiración.
E ntre el epiespinoso y el sacro-lumbar se sitúa el dorsal largo que ofre­
ce un brazo al epiespinoso al insertarse en la apófisi transversa y otro al
sacro-lumbar al insertarse en la costilla dentro del ángulo posterior.
Este músculo coordina y armoniza el trabajo de e n d e rezamiento d e l
epiespinoso y el trabajo inspiratorio del sacro-lumbar.
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Y F ig u r a 13
Los su pracosta les (Levator costae)
Es im portante señalar que la parte principal del sacro-lumbar se de­
tiene a nivel de la prim era costilla, respetando la noción de unidad fun­
cional del tronco.
La porción cervical del sacro-lumbar tiene una inervación propia y se
pondrá en funcionam iento cuando la columna cervical acom pañará los
movimientos del tronco. Es im portante señalar que todos los músculos de
enderezam iento del tronco respetan, si es preciso, la independencia de la
columna cervical (lo que a m enudo es prioritario).
La acción inspiratoria del sacro-lum bar está controlada p o r el estira­
miento de los supracostales (en la inspiración) (fig. 13).
A lm acenan energía al inspirar, que restituyen al espirar por una ac­
ción rotatoria inversa sobre la costilla. Sin embargo, estos músculos, el sa-
•• •
El
t r o n c o
cro-lum bar y los supracostales, al estar dem asiado cerca del eje de la cos­
tilla, no tendrán una acción cuantitativa sino cualitativa, propioceptiva.
Vigilan y armonizan la buena movilidad costal y vertebral en las fases res­
piratorias.
En resum en, este sistema de enderezam iento influye sobre todo en la
columna dorsal baja (DIO-epiespinoso), y por encina tenem os la denom i­
nada “zona ingrata” . ¿Por qué utiliza esta palabra ingrata?
Seguram ente porque to d o trabajo muscular a este nivel nunca ha da­
do resultados muy gratificantes.
Pienso que la mecánica de esta columna dorsal es especialmente inte­
ligente y que no se m erece este calificativo.
E n efecto, la cifosis fisiológica dorsal da una resultante a la gravitación
que va en el sentido del aum ento de la curvatura.
Se ha visto que el cu erpo debía conciliar las 3 leyes de equilibrio, de
economía y de confort. La columna dorsal, por lo tanto, ha de equiparse
con estructuras que gasten poca energía para solucionar el problem a de
esta gravedad constante.
¿Q ué encontram os a nivel dorsal? (fig. 14)
U na lámina aponeurótica muy gruesa, nacarada, que une el serrato
craneal y el serrato caudal.
La columna dorsal, por lo tanto, podrá apoyarse de forma económica
sobre esta lámina aponeurótica.
La acción, muy poco estudiada, de los serratos craneales y caudales se
hace armoniosa, considerando la aponeurosis dorsal y estos dos músculos
com o una unidad funcional que tiene una resultante de enderezamiento.
E n la inspiración, la caja torácica aum enta todos sus diám etros (fig.
15):
-
hacia arriba por los escalenos,
hacia abajo por el diafragma,
lateralm ente por los serratos mayores.
sagitalmente por la horizontalización de las siete primeras costillas
unidas al esternón.
Las cinco últimas costillas realizan un movimiento en abanico que au­
m enta la cavidad torácica hacia abajo y hacia atrás bajo la influencia del
serrato caudal (importancia del cartílago condro-dorsal y de las costillas
flotantes).
L
as
ca d en a s
m u scu lares
▼ F ig u r a 14
S erra to s, cra n ea l y caudal
(Serra tu s posterior, su p e rio r e in ferior)
El conjunto trabaja para el enderezam iento dorsal y para la inspira­
ción. El serrato dorsal caudal, considerado como espirador, es en realidad
inspirador, pues au m en ta el volumen torácico descendiendo las últimas
costillas, y es todavía más inspirador p o r la tensión que transmite a la aponeurosis dorsal.
Se ve que esta zona “ingrata”, que corresponde a la aponeurosis d o r­
sal, está justificada por su calidad económica, pero hay otra razón impor-
E
l
tro n co
tante para la presencia de una estructura aponeurótica a este nivel: es el
deslizamiento de los om óplatos sobre el tórax. Los om óplatos son “ rótu­
las” torácicas que tendrían muchas dificultades para evolucionar en un
plano muscular. Por el contrario, el carácter liso de la aponeurosis dorsal
le facilita el deslizamiento, la fluidez de sus desplazamientos sobre la pa­
rrilla costal (fig. 14).
I A S C A P [ Ñ A S M USC I II A K I '■
>
C om p lem ento de las cadenas rectas
H asta el m om ento hemos considerado las cadenas rectas que sólo in­
teresan al tronco. Sin embargo, la cintura escapular, la columna cervical y
los brazos pueden insertarse en este sistema recto del tronco para acom ­
pañarlo o reforzarlo.
L a cintura escapular
Presenta verdaderas potencias: las apófisis coracoides de donde salen
los pectorales menores que unen la 3a. 4a y 5a costilla. En la cara profun­
da de estas costillas, se encuentra el triangular del esternón que asegura la
continuación de las fuerzas hasta el esternón y se une así a la cadena rec­
ta anterior.
El triangular del esternón refuerza, por la cara profunda, las articulacio­
nes condrocostales interesadas que podrían ser subluxadas por la acción
no controlada del pectoral menor. Es un relevo de fuerzas miolensivas
(fig. 16).
Tenemos, pues, a partir de los rectos abdom inales y del esternón, ver­
daderas “correas” laterales que unen la cintura escapular con su parte ex­
terna, facilitando el enrollamiento.
Pero p ara que estas “correas” transmitan fuerzas eficaces, es preciso
que la apófisis coracoides esté relativamente fijada hacia atrás.
Esta cadena muscular que com prende el triangular del esternón y el
pectoral m enor continuará hacia atrás:
- por la porción inferior del trapecio para controlar la ascensión del
omóplato,
- por el rom boides para controlar el movimiento de aleteo, la resul­
tante de la acción de estos dos músculos está inscrita a nivel del
om óplato p o r el relieve espinal. (L a fo rm a es una resultante de la
fu n c ió n .)
Así, esta correa com plem entaria sale de la cadena de flexión para
unirse a la cadena de extensión.
Si el punto fijo está a nivel de la cadena de flexión, esta correa muscu­
lar trabajará en el sentido del enrollamiento.
Si el punto fijo está a nivel de la cadena de extensión, esta correa mus­
cular trabajará en el sentido del enderezamiento.
E
l
tro n c o
Escalenos
I a - 2 a costillas
(Scalenus)
Romboides
(Rhom boideus)
Triangular del esternón
(2) - 3a - 4 a - 5a costillas
(T ra n sversu s thoracis)
Recto abdominal
5a • 6 a - 7a costillas
(Rectus abdom inis)
Trapecio inferior
(Trapezius in ferior)
T F ig u r a 16
Com plem entos de la cadena recta
L a colum na cervical y la cabeza (fig. 17)
C om o que esta parte se desarrolla en o tro lugar, señalaremos simple­
m ente la unión de este sistema cervical por encima del pectoral menor
(3a-4a-5a costillas) p or los escalenos (la-2 a costillas) y por el estemocleidom astoideo en la costilla cero (clavícula). La fisiología muscular nos
permite com prender la localización de las inserciones.
L
as
ca d en a s
m u scu la res
E l m iem bro superior
Viene a insertarse de forma más superficial, m ás libre, lo que es lógico,
para su finalidad de movimiento. C om o que esta unidad funcional forma
parte igualmente de una exposición nos contentarem os con señalar que.
por el pectoral mayor, el redondo mayor, el romboides, esta correa puede
com pletar el enrollam iento (punto fijo anterior) y el enderezam iento
(punto fijo posterior).
H u nd im ien to de las cu rvaturas
C om o que estas cadenas musculares actúan en los movimientos sim­
ples de flexión-extensión, con el tiempo sólo nos pueden hundir.
E n efecto, si la cadena anterior pierde su longitud, facilitará una acti­
tud en flexión.
Si la cadena posterior se tensa demasiado, facilitará una actitud en ex­
tensión.
La suma de estas dos tendencias es el aum ento de las curvaturas con
hiperlordosis, hipercifosis y pérdida de talla para el sujeto (fig. 18).
Las lordosis se fijarán, y esta actitud favorecerá la retracción de los
músculos cervicales hacia atrás y de los escalenos hacia delante por la co­
lumna cervical. Por lo que respecta a la columna lumbar, tendrem os una
retracción de la masa común hacia atrás y de los psoas hacia delante. Los
arcos lumbares y cervicales están, así, bajo tensión. El conjunto de este es­
quem a se continúa por una restricción de la movilidad diafragmática.
Se puede aceptar que el envejecimiento de las estructuras del cuerpo
provoca esta evolución de hundimiento, pero muy a menudo, por medio
de una intervención ciega, ininteligente, se puede acelerar este fenómeno.
A m enudo se oye, “sufro de la columna, debo muscular”. Al examinar
estos paciente, encontramos músculos paravertebrales contraídos que no
paran de trabajar. C uando un músculo no para de trabajar, cuando está en
contracción constante, se fibrosa y se funde, para evolucionar hacia estruc­
turas que responden mejor a este trabajo constante, es decir, estructuras fi­
brosas.
Para tratar esta musculatura, se tendrán que buscar las causas que e n ­
gendran estas tensiones musculares.
E n una segunda etapa, se tendrá que devolver la longitud a estas ca­
denas musculares a fin de desparasitar las presiones que se aplican en la
columna.
Es tan im portante para un músculo conservar su capacidad de con­
tracción com o su capacidad de alargamiento, ya que la alternancia de las
dos participa en la calidad, en el volumen del músculo.
m
L a s < AD fcN AS M U S C U L A R E S
Y F ig u r a 18
Hundim iento de las cu rva tu ra s
E n un tercer tiempo, se deberá devolver el ritmo a la musculatura
paravertebral para que tenga una buena propioceptividad para la estática
y para la dinámica. Este tercer tiem po no debe olvidarse. Las simples pos­
turas de estiramiento, las simples técnicas de inhibición, perm iten recupe-
rar un buen equilibrio muscular, pero es necesario que la musculatura
profunda recupere su verdadera vocación: cada fascia m ono articular de­
be recuperar la misma independencia, la misma agilidad que los dedos de
un pianista sobre el teclado vertebral.
Las m anos de un pianista no están hechas pura desplazar el piano. Los
m úsculos paravertebrales no están hechos para desplazar la columna, sino
para corregir continuamente, reequilibrar los desplazamientos vertebrales.
Es im portante com prender que esta musculatura debe estar relativa­
m ente relajada cuando los músculos del plano m edio y superficial reali­
zan los movimientos. Los paravertebrales están a la espera y su objetivo
es corregir los movimientos y el equilibro. Su papel es cualitativo y no
cuantitativo. La musculación no está indicada para ellos, a nadie se le ocu­
rriría hacerle practicar musculación a las manos de un pianista.
E n el tom o 2 desarrollaremos el análisis de los músculos “llamados”
de la estática, con los errores cometidos por las explicaciones tradicio­
nales.
La música, en este trabajo, p o d rá ser un elem ento importante. El doc­
tor Thomatis ha puesto en evidencia la relación de frecuencia entre las
notas agudas y la columna cervical, la cabeza, las notas bajas y la pelvis, el
sacro.
Esta relación también existe entre la columna vertebral y la voz. Para
que los sonidos pueden expresarse, es necesario que la zona correspon­
diente del cuerpo pueda en trar en resonancia. El cuerpo representa la ca­
ja del instrum ento y toda tensión interfiere en la voz (resonancia de las vi­
braciones) y en la audición (integración de las vibraciones).
Con el tratam iento de las tensiones vertebrales se pueden restituir me­
jores condiciones de audición y de fonación. Los exám enes audiométricos
confirman estos resultados y, muchas veces hemos tratado cantantes de
ópera que habían “perdido sus notas” en función del nivel de los proble­
mas corporales.
Devolved la movilidad a las estructuras y tendréis la musculatura que
vuestra función merece.
Se acaba de probar que el sistem a de enderezam iento es en definitiva un
sistema de hundimiento.
El estudio de la anatom ía y de la fisiología nos dem uestra un tal inge­
nio, una tal inteligencia del cuerpo que no puede h aber un defecto de con­
cepción tan im portante que llegue a ser autodestructivo.
La
s
cad en as
m u scu lares
Entonces, ¿cómo administrar estas fuerzas gravitatorias que son fuer­
zas de hundim iento?
O bservando al hom bre vemos que puede a d o p ta r una posición ergui­
da.
Basta con m irar a las personas que llevan una carga sobre la cabeza, su
paso es muy noble. Parece que tienen im portantes recursos de auto-creci­
miento.
Por lo tanto, hay en nuestro cuerpo un sistema antigravitacional y un
sistema de auto-crecimiento.
S is t e m a a n t ig r a v i t a c i o n a l
Y DE AUTOCRECIMIENTO
Sistem a antigravitacional
La demostración de este sistema muestra el imperio de la organización
de nuestro cuerpo, que respeta siempre las leyes:
- de equilibrio,
- de economía,
- de confort.
Luchar contra la gravitación m anteniendo el equilibrio: ¿cóm o p o d e ­
mos conseguirlo?
Cadena estática p o ste rio r CEP
• L a hoz del c e re b ro ..................................... .................................................... fa lx cerebri
• E l ligam
ento cervical rp o ste rio r..............
p
•
......
• L a aponeurosis d o rsal...............................
• La aponeurosis del tra p e cio ....
................................. aponeurosis traoezius
• La aponeurosis del cu adrad o lum bar
.................
• L a aDoneurosis lu m b a r ............................
ap o n eu ro sis quadratus lum borum
L
as
ca d en a s
m usculares
El equilibrio del cuerpo está basado
en un desequilibrio.
Basta señalar (fig. 19):
- que la línea de gravedad cae delan­
te de los maléolos,
- que el peso de la cabeza está col­
gando delante en relación con esta
línea (dos tercios adelante por un
tercio hacia atrás),
- que el resultado de este desequili­
brio anterior alto y bajo tensa las
fascias posteriores preferencialm ente (ligamento cervical poste­
rior + aponeurosis dorsal + aponeurosis lumbar). Estos elementos
conjuntivos form an la cadena está­
tica posterior. Esta cadena tiene la
particularidad de no ser muscular.
N o debem os confundirla con la ca­
dena de extensión. Esta última es
muscular, form ada por los múscu­
los paravertebrales de los planos
profundos y medios,
- la cadena estática posterior tiene
las cualidades de econom ía y sobre
todo de propioceptividad para ges­
tionar el reequilibrio por las infor­
maciones que envía a los paraver­
tebrales,
- com o que el hom bre está construi­
d o en un desequilibrio anterior, es
normal que los factores estáticos
estén localizados preferencialmcnte hacia atrás p ara oponerse a ello.
T F ig u r a 19
Fascias p o steriores
«
E
• •
l t r o n c o
Las fascias, bajo diferentes
formas, están presentes en todo el
cuerpo y lo com partim entan. Tie­
nen un papel que ha sido poco
puesto de manifiesto: es el de for­
m ar el envoltorio periférico del
cuerpo.
Esta fascia periférica se com­
portará como el envoltorio de un
maniquí hinchable.
Hinchado, ¿por qué?
- por la presión intra-torácica,
- por la presión intra-abdominal,
- por todas las presiones in­
ternas.
La estática depende de cuatro
factores (fig. 20):
1) El esqueleto: cadena ósea.
2) Las fascias: especialmente
cadena fascial posterior va­
lorada por el desequilibrio
anterior.
3) La presión intra-torácica.
4) La presión intra-abdominal.
Estos dos últimos factores
dan una respuesta al desequili­
brio anterior por un apoyo ante­
rior hidroneum ático (estabili­
dad).
Y F ig u r a 2 0
Factores de la estática
¿ illS P
L a s C AD EN AS M USCULARES
La relación fa scia s-p re sio n es internas
es el p rin cip al fa cto r de la estática
¿Y los m úsculos?
Aunque la concepción clásica les atribuye mucho valor en esta función
estática, sólo tienen un PA PE L S E C U N D A R IO .
En efecto, no están hechos para una acción constante, gastarían d em a­
siada energía, se contracturarían sin respetar ni la ley de economía ni la
ley de confort.
LA P R U E B A : retiremos al sujeto este apoyo confortable y económ i­
co haciéndolo adelgazar rápidamente.
Se “deshincha" el continente, es decir, las fascias son más grandes que
el contenido, los músculos tienen entonces que asumir esta función está­
tica constante.
Resultado, en todas las personas que pierden peso con dem asiada ra­
pidez aparecen:
- contracturas paravertebrales (se reclama dem asiado al músculo),
- tendinitis (la inserción se acopla mal con una tensión continua),
- una gran fatiga (escapes de energía por la vía muscular).
E n una segunda etapa, las fascias se retractan, se ajustan al contenido,
el cuerpo recupera sus apoyos a nivel de su envoltorio periférico, los mús­
culos pueden relajar su esfuerzo y la sintomatología citada anteriorm ente
desaparece.
La gravitación pone en valor la relación fascias-presiones internas y
potencia la reacción de las fuerzas internas.
¿ Y el equilibrio?
Los músculos espinales son correctores, guardianes del equilibrio, ac­
tuarán a “bocanadas", o por “ráfagas”, causando oscilaciones antero-posteriores (relación con las cadenas rectas), pero también circulares (rela­
ción con las cadenas cruzadas).
Al elegir esta posición relativamente en desequilibrio hacia delante, el
cuerpo m antiene las cadenas musculares posteriores en estado de vigilan­
cia (seguridad). Las informaciones propioceptivas participan en la recar­
ga del sistema reticular. Es im portante señalar esta preocupación de re­
cuperación de energía en el funcionam iento del cuerpo.
E
l
tro n co
Además, esta posición reduce la inercia d el cuerpo, que será puesto en
movimiento rápidamente.
A ctualm ente, la tecnología aeronáutica tra ta de construir aviones
inestables, por lo tanto... manejables. E sta evolución se ha hecho posible
por el progreso de los ordenadores q u e a p o r ta n las correcciones y la fia­
bilidad. Nos podem os maravillar con estos progresos... pero este aconte­
cimiento me recuerda la reacción d e M o n sie u r Jourdain... ya que hace
mucho tiempo que la fisiología h u m a n a ha a d o p ta d o y p ro b ad o la justeza
de esta solución: nuestro cuerpo es inestable (oscilaciones de la línea de
gravedad) y sus ordenadores, cerebelo, o íd o interno, cerebro, no tienen
equivalentes todavía.
Sistem a de autocrecim iento
El crecimiento va acom pañado de un b o rra m ie n to de las curvaturas
cervical, lum bar y de un end erezam ien to d e la colum na dorsal.
Cuanto m ás erguidos estamos, m ás precario es el equilibrio.
C uanto más se adopta la posición erguida, m á s se reclama a las fascias
en el sentido vertical. Se registra un a c e rc a m ie n to de la línea anterior y de
la línea posterior del cuerpo hacia la línea d e gravedad (que es la resul­
tante). Lo que se gana en acercam iento se re c u p e ra en un plano vertical.
Pero todo esto también va dirigido a una dism in u ció n de la estabilidad,
p o r lo tanto, de una m ayor solicitación de las fascias posteriores.
A partir de esta tensión del ligam ento cervical posterior, de la a p o ­
neurosis dorsal y de la aponeurosis lum bar, se organizará el sistema de
auto-crecimiento (fig. 21).
C om o que se tensa el plano fascial posterior, puede convertirse en un
tabique de fijación para los músculos que se insertan en él.
El cráneo, el tórax y la pelvis se convierten e n zonas de relativa fijación.
A nivel lum bar
La aponeurosis lum bar solicitada en el se n tid o vertical provocará la
supresión de la lordosis lum bar p or sus relaciones con las apófisis espino­
sas (fig. 22).
L
as
c a d en a s
m u scu lares
Y F ig u r a 2 2
A poneurosis lum bar
Si se tiene que utilizar la muscu­
latura para confirmar el auto-creci­
miento, p o d rá servirse de la caja to­
rácica y de la pelvis como zona de
fijación.
E l cuadrado lum bar
Presenta tres tipos de fibras (fig. 23):
- fibras verticales que unen la última costilla (tórax) con la cresta ilía­
ca (pelvis),
- fibras oblicuas que unen la última costilla (tórax) con las apófisis
transversas de las cinco vértebras lumbares,
- fibras oblicuas que unen la cresta ilíaca (pelvis) con las cuatro pri­
meras transversas lumbares.
En el sistema de auto-creci­
miento, las fibras verticales sufren
una influencia excéntrica por el
hecho de la puesta en tensión de
todo el plano posterior.
Las fibras oblicuas podrán ac­
tuar a partir de sus puntos fijos to­
rácico e ilíaco. La resultante de su
acción es el enderezam iento de la
columna lumbar.
Esta acción es parecida a la re­
sultante de los isquiotibiales y de
los gemelos, que tanto pueden
efectuar la flexión de la rodilla...
como la extensión. Su acción es
inversa en función de sus puntos
fijos.
En un pla n o m ás posterior
L3 puede ser arrastrada hacia
atrás por las fascias lum bares del
dorsal largo (procedente del hue­
so ilíaco y que se inserta en las
apófisis transversas de L3) (fig.
24).
▼ F ig u r a 2 3
C uadrado lum bar
• • • • •
L
as
cad en as
m usculares
▼ F ig u r a 2 4
E n el sistema de auto-crecimiento, el tórax sirve de punto fijo a los
músculos espinales.
- epiespinosos
- dorsal largo (porción torácica)
- sacro lumbar o iliocostal.
F.stos músculos pueden influir desde el tórax sobre el retroceso de I J .
es decir, el ápex de la curvatura lumbar.
I a suma de estas dos influencias confirma la posibilidad de deslordo
sis lumbar
E l p la n o a n te rio r
Participación de la cadena de flexión C D F que colabora:
por su tono de base p o r m edio del sistema antigravitaciona!.
por sus contracciones voluntarías por m edio del sistema de auto
crecimiento.
F.sta actuación de la C D F tiene dos ventajas (fig. 25):
1) favorecer una pelvis fija para la musculatura posterior.
2) aum entar la presión jntra-abdominal, Pudicndo ayudar el contení
do a modificar la pared posterior del continente.
F.n conclusión, a nivel lumbar, el sistema de crecimiento (deslordosis) es
posterior a la columna.
Fn efecto, la presencia de la aorta en la cara anterior de los cuerpos
lumbares exige la protección de las estm ctu ias óseas y del lecho fibroso
de los pilares del diafragma (paso a este nivel de la linca de gravedad).
Se com prende que a la altura de la columna lum bar no haya sistema
muscular anterior de crecimiento, ya que no es aconsejable la “cercanía"
con la aorta.
Se com prenderá que a nivel cervical, p or razones idénticas, el sistema
de autocrecimiento estará detrás de la columna y que los músculos pie
sentes en la cara anterior, con su potencia “ridicula" tengan otro papel
La columna lumbar así enderezada sirve de p u n to fijo al músculo
transverso del abdom en. D urante el crecimiento, el transverso se contrae,
acercando la Une anterior a la posterior y facilitando dicha actitud
Además, el diafragma gana longitud en su dimensión an tero posterior
y no va en contra de este nuevo posicionamicnto que ocasionará la eleva
ción torácica.
La s
cadenas
m usculares
Acercam iento de las
lineas anteriores
y posteriores
▼ F ig u r a 2 5
A u t o c r e c im ie n t o
Centros de trabajo
m uscular: hueso hioides,
om bligo, perineo
E
l
tro n c o
▼ F ig u r a 2 6
Serra to s dorsales cren ea l y caudal
(Serra tu s)
A nivel d o rsa l
Se ha em pezado a explicar la necesidad de una superficie lisa para el
deslizamiento del om óplato y para la adaptación a la gravedad (fig. 26).
La columna dorsal, por tanto, no puede estar equipada con volum ino­
sos músculos en su famosa zona “ingrata” .
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Q u ed a n dos posibilidades para este sistema de crecimiento:
- en prim er lugar, colocar los músculos por encima y por debajo de
esta zona ingrata,
- segundo, reclutar lateralm ente a nivel de las cadenas cruzadas que
detallarem os más adelante.
E n prim er lugar:
- por encima: se encuentra el serrato dorsal craneal,
- por debajo: el s e rra to dorsal caudal.
Su acción c o n ju g ad a a través d e la a p o n e u ro sis dorsal da u n a r e ­
s u lta n te d e descifosis.
E n seg u n d o lugar:
Se re c la m a rá n las c a d e n a s c ru zad as q u e salen de la línea alba con
los oblicuos m a y o res + serrato s m a y o re s + ro m b o id e s (fig. 27).
E s te c in tu ró n , al c o n trae rse, acerca las líneas a n te rio re s y p o s te rio ­
res. E llo fav orece el sen tid o del b o rra m ie n to de la c u rv a tu ra dorsal y
del crecim iento.
La c o n trac ció n de esta c a d e n a c ru z a d a aplica los o m ó p la to s sobre
la parrilla costal. Los o m ó p la to s a c tú a n c o m o ró tu la s de ex ten sió n p o r
la caja torácica.
E ste sistem a es e sp e c ia lm e n te activo p a ra el crecim iento.
E s im p o rta n te o b s e rv a r q u e este sistem a d e b o rra m ie n to de las
c u rv atu ras (c rec im ie n to ) sólo p u e d e fu n c io n ar si las e stru c tu ra s miofasciales c o n se rv a n sus posibilidades d e a larg a m ie n to , si n o es así, los
m ism o m úsculos p u e d e n p ro v o c a r el efecto inverso, es decir, el a u ­
m e n to d e las c u rv a tu ra s y el h u n d im ie n to .
N o se p u e d e c e rra r este cap ítu lo sin tr a ta r del tran sv erso espinoso,
(e n c a rá c te re s m ás anchos).
E l transverso espinoso
H e m o s c o n s id e ra d o el sistem a re cto y el sistem a de a u to -crec i­
m ie n to sin h a b la r del tran sv erso espinoso. E n efecto, n o tie n e el papel
cu an tita tiv o q u e se le h a q u e r id o dar.
▼ F ig u r a 2 7
Acción de las cadenas cru za d a s en el sistem a de autocrecim iento
L a s CAOhNAS
m usculares
Es, c o m o to d o m ú scu lo m o n o a rtic u la r, el guardián de la b u e n a r e ­
lación de las superficies articulares posteriores. D e m a s ia d o cerca d e la
articulación, n o p u e d e te n e r un papel de fuerza.
E n la estática, es el guardián del equilibrio, te n d r á u n a acción c o ­
rre c to ra a “ b o c a n a d a s " o a “rá fa g a s ” so b re las superficies articulares.
A c tu a rá so b re la p la ta fo rm a verteb ral c o m o los m o to re s d e los pilares
d e u n a p la ta fo rm a d e p e rfo ra c ió n e n el m ar.
E n la dinám ica, el tran sv erso esp in o so c o n tro la rá el deslizam ien to
a rm o n io s o de las superficies articulares. D e ja a c tu a r b ajo su control.
Su tra b a jo está re g u la d o p o r las in fo rm acio n es p ro p ioceptivas de las
e stru c tu ra s fibrosas, cápsulo-ligam entarias su b y ac en te s es el ligam en­
to activo. F re n a rá to d o m o v im ie n to q u e prejudica al sistem a ligam entario (n o dolor).
Si este “g u a rd iá n ” está fatigado, o no a cab a d e e sta r “d e sp ie rto " , no
c o n tro la rá el deslizam ien to de superficies articulares, p e rm itie n d o así
la instalación d e un e stira m ie n to del sistem a cáp sulo-ligam entario y,
más im p o rta n te aún, de un esguince vertebral, incluso sin esfuerzo.
Se c o m p r e n d e así q u e d e te rm in a d o s p a c ie n te s p u e d a n p re s e n ta r
una subluxación verteb ral al inclinarse p a ra lavarse los d ie n te s p o r la
m añana.
C o m o q u e el tra n s v e rs o esp in o so no acaba d e e s ta r “ d e sp ie rto " , r e ­
acciona con re tra so y con m a y o r p o te n cia q u e la agresión q u e h a n s u ­
frido las e stru c tu ra s ligam entarias. P u e d e q u e e n e sta c o n trac ció n de
urgencia el m ism o sea la causa de un d e sa rm o n ía articular.
Si el sistem a cáp su lo -lig a m e n tario de las articulaciones p o sterio res
“su fre", te n d r e m o s u n a co n tracción p ro fu n d a del tran sv erso espinoso.
M ie n tra s los sujeto s p e rm a n e c e n e n la cam a, las superficies a rtic u ­
lares ya no están en peligro, al no s e r ya útil la noción d e vigilancia del
tra n sv erso espinoso, la c o n tra c tu ra defensiva ya no es n e c e sa ria y p u e ­
d e d e sa p a re c e r. L as superficies articulares re c u p e ra n su lib ertad de
deslizam iento.
Si el m o v im ie n to d e lesión verteb ral ha sido im p o rta n te , no b a s ta ­
rá el reposo, se te n d r á q u e n o rm a liz a r la relación de las superficies a r ­
ticulares a fin de h a c e r c e d e r la c o n tra c tu ra p ro fu n d a q u e se h a hech o
inútil.
U n a c o n tra c tu ra m u scu lar es siem p re lógica, es un sistem a d e s e ­
g u ridad, es necesaria. Sólo se la p u e d e tr a ta r h a c ié n d o la inútil, es d e ­
cir, c u a lq u ie r in te rv e n ció n q u e p ro v o q u e su relajación im p e ra tiv a sin
• • •
El
t r o n c o
te n e r e n c u e n ta su utilidad sólo p u e d e h a ce r m ás frágil el e s q u e m a de
funcionam iento.
El transverso esp in o so es c la ra m e n te el “ g u a rd iá n " d el ju e g o d e las
articulaciones vertebrales, el “ g u a rd iá n " del equilibrio; su acción es
in te rm iten te, rítmica.
E n la estación e rg u id a m áxim a, se le recluta, sin e m b a rg o , p a ra un
tra b a jo c o n sta n te a fin d e a se g u ra r la b u e n a c o ap ta ció n de las su p erfi­
cies articulares c u a n d o el equilibrio es precario.
Pero esta acción continua, constante, sólo puede ser de corta duración,
de otra forma nos encontraríam os en la lógica de la contractura. de los
dolores musculares, tendinosos, óseos.
A esto se añade un déficit de vascularización; al no relajarse la tensión
muscular, se desencadena una atrofia p o r exceso de trabajo constante. Co­
m o todos los músculos m ono articulares, el transverso espinoso debe ju ­
gar un papel propioceptivo, intermitente, rítmico...
N o es un m úsculo de la estática, es un m úsculo del reequilibrio.
Conclusión
El sistem a A n ti-G ra v ita cio n a l (S A G ) está e n c a rg a d o de asum ir la
g ra v e d a d m a n te n ie n d o el c u e rp o en equilibrio.
E s te sistem a e stá b a s a d o e n la relación:
G ra ved a d - P resiones internas - Fascias - R eacción
El S A G c o m p r e n d e el e sq u e leto , las fascias (cápsula, ligam ento,
te n d ó n , vaina, ap o n eu ro sis) y los m úsculos m o n o a rtic u la re s (p a ra el
equilibrio).
El S A G re c u p e ra la en erg ía d e la g ra v e d a d (ley de la e c o n o m ía )
p a ra a u m e n ta r su calidad de re so rte de las estructuras. Se recarg a d i­
re c ta m e n te p o r la d in ám ica m e n ta l del sujeto.
El S A G se co n v ierte en un sistem a d e a u to -crec im ie n to c u a n d o r e ­
cluta m úsculos p a ra te n d e r al b o rra m ie n to d e las curvaturas.
Relación entre enrollam iento,
enderezam iento y crecim iento
D u r a n te el e n ro lla m ie n to o el e n d e re z a m ie n to , los flexores y e x ­
te n so re s tra b a ja n juntos, u n o en concéntrico, el o tr o excéntrico.
L
as
ca d en a s
m u scu lares
T ra b a ja n d o ju n to s en concéntrico, c rea n e n tre ellos un e sta d o de
tensión m ie n tra s se a n u la n d esd e el p u n to de vista dinám ico. S o n típi­
c a m e n te e stru c tu ra n te s y servirán de a p o y o a los sistem as cruzados.
Las lordosis cervicales y lu m b a re s son necesarias ta n to p a ra los
m o v im ien to s del tro n c o co m o p a ra la m ovilid ad de los brazo s y p ie r­
nas.
El sistem a d e c rec im ie n to es u n a fo rm a d e ex p resió n c o rp o ra l m ás
especializada e n el se n tid o vertical, p e ro en d e trim e n to d e los dem ás.
La actividad m á x im a d e este sistem a n o p u e d e ser c o n sta n te , ya
q u e e stá d e m a s ia d o especializada.
El to n o de base del sistem a d e a u to -crec im ie n to fo rm a el e le m e n to
reso rte q u e p e rm ite al h o m b re re a c c io n a r a la g ra v e d a d (sistem a antigravitacional).
S a b ie n d o q u e el to n o m u scu lar está e n relación con el sistem a re ti­
cular, q u e la carga del m ism o d e p e n d e del e sta d o de fatiga física o
m ental del sujeto, se c o m p re n d e rá q u e la actitud del h o m b re d e p e n d a
del b u e n fu n c io n a m ie n to del c o n ju n to d e sus e stru c tu ra s y d e su d in á ­
m ica m ental.
Los d ife re n te s tipos m orfológicos se d ib u ja rá n m uy ló g icam en te en
función d e la utilización de las c a d e n a s rectas anteriores, posteriores,
c ru z a d a s y d e la c ap acid ad del sujeto p a ra auto-crecerse.
La utilización de estos d ife re n tes sistem as e stá m o d u la d a d e fo rm a
d istinta p a ra c a d a sujeto en función d e su m e n te , con re sp e c to a su
c o n fo rt y a su equilibrio. E s te c o n ju n to tien e q u e e n c o n tr a r u n a a d a p ­
tación lo m á s e c o n ó m ic a posible.
- L a s cad en as rectas tie n e n una vocación e stru ctu ra n te ,
- las c ad en as cru zad as tie n e n u n a vocación de m ovim iento,
- el sistem a anti-gravitacional es el re p a rtid o r de energía.
Las
ca d en a s cru za d as
Introducción
C o n las c a d e n a s de e n ro lla m ie n to y de e n d e re z a m ie n to h e m o s vis­
to la o rg anización del c u e rp o e n un p la n o sagital.
Las c a d e n a s cruzadas a se g u ran el m o v im ie n to de torsión re s p o n ­
d ie n d o al m o v im ie n to en las tres dim ensiones.
Al igual las c a d e n a s rectas e stá n o rie n ta d a s hacia la estática, co m o
las c a d e n a s c ru z a d a s se o rie n ta n hacia el m ovim iento.
E s to s d o s sistem as no son antagónicos sino com p lem en tario s. El
sistem a c ru z a d o necesita la estabilidad del sistem a re cto y el sistem a
re cto p u e d e n e c e sita r el sistem a cru za d o p a ra c o n so lid a r su estática
c u a n d o se ve a m e n z a d a .
L a c o m p re n s ió n d e este sistem a es indispensable p a ra seguir la o r ­
ganización d el c u e rp o h u m a n o ta n to e n su fisiología c o m o e n su p a to ­
logía.
N u e s tra p ro g ra m a c ió n te ra p é u tic a e n c o n tra rá en ello la explica­
ción y la ev o lución “esp a cio -tiem p o " de los e s q u e m a s de fu n c io n a ­
m ie n to y d e las lesiones.
M ovim iento d e torsión
A nivel del tronco, las c a d e n a s cruzadas e n g e n d ra n m ovim ientos
d e to rsió n , un h o m b r o se acercará hacia la c a d e ra o p u esta. E ste siste-
n é js S ®
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Y F ig u r a 2 8
Cadena cruzada
m a cru za d o p u e d e c o m p ara rse a u n a elipse en ro sc án d o se sobre sí mis­
ma. L a c a d e n a cru zad a a n te rio r organiza una torsión anterior. La ca­
d en a cru zad a p o ste rio r organiza una torsión posterior.
Las c ad e n as cruzadas están con stru id as a p artir de dos planos mus­
culares que u n en la m itad izquierda del tro n c o con la m itad derecha.
Estas fibras oblicuas te n d rá n dos límites: el h o m b ro y la c a d e ra contra­
ria (fig. 28).
E je de torsión
El eje de este m o v im ie n to es
oblicuo y va d e la cabeza h u m e ­
ral a la cabeza fem o ral o p u e sta
p a sa n d o p o r el o m b ligo.
Centro de torsión
La torsión se organiza a nivel
y a lre d e d o r d e L3. Se h a se ñ a la ­
do (fig. 29):
1 ) Q u e L3 e sta b a en la p la ta ­
fo rm a a lre d e d o r d e la cual
se o rg anizan la flexión y la
extensión. D el m ism o m o ­
d o será la v é rte b ra a lr e d e ­
d o r d e la cual se organiza la
torsión.
2) A nivel a b d o m in al, el o m ­
bligo, a l m ism o n ivel que
L3, es el c e n tro d e c o n v e r­
gencia de las fuerzas d e e n ­
rollam iento.
▼ F ig u r a 2 9
3) El om bligo es ta m b ié n el
Centro de torsión
c e n tro d e convergencia de
las fuerzas de torsión a n te ­
riores.
4) L a apófisis esp inosa d e L3 será el c e n tro de conv erg en cia de las
fuerzas de torsión posteriores.
E stas c u a tro o b serv a cio n es d e sm u e s tra n c la ra m e n te q u e la torsión
se organiza en el vértice de la c u rv a tu ra lu m b a r a nivel y a lre d e d o r de
L3.
E l c e n tro de torsión está en la línea que une el om bligo con L3, al
nivel de la línea d e g ravedad: c u e rp o de L3.
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Intercostales externos
(Intercostales ext.)
Fibras iliolumbares
del cuadrado lumbar
(Q uadratus
lum borum )
Oblicuo mayor
(Obliquus extern u s
abdom inis)
Y F ig u r a 3 0
Cadenas cru za d a s
Oblicuo menor
/r>ur
(O b h q u u sm tern u s
abdom im s)
El
TRONÍO
m
Las cadenas cru za d a s an teriore s C C A (fig. 30)
E sta organización c o m p r e n d e d o s capas, una superficial y u n a p r o ­
funda, q u e se re ú n e n e n las líneas m ed ias a n te rio r y p o s te rio r (fig. 30).
Las fibras de estas capas e stá n en c o n tin u id a d de dirección y de
plano.
H a y dos cad en as c ru zad as anteriores:
- u n a q u e va d e la hem i-pelvis I al tó ra x D: izquierda,
- o tra q u e va d e la hem i-pelvis D al tó ra x I: derecha.
D e sc rib a m o s la c a d e n a c ru z a d a a n te rio r izquierda.
• El oblicuo m enor izquierdo..........
' vobliauus
^ *M
intev imus
abdominis
•p
M l/U i/rri Ifl IJ
• Los intercostales int. izquierdos.
■
• El oblicuo m avor derecho.............
.obliauus extemus abdominis
• Los intercostales ext. derechos.
• El serrato m ayor d erech o ..............
..O M O P L A T O ...........
• El rom boide d erech o ......................
• El pectoral m ayor derecho.............
• El red o n d o m ayor d e re c h o ...........
• El rom boide derecho.......................
SA LID A D F LAS
CCP D E
LA C O LU M N A V E R T E B R A L
H ay d o s c a d e n a s c ru zad as anteriores:
- U n a q u e va d esd e la hem ipelvis izquierda al tórax derecho: C C A
izquierda.
- O t r a q u e va d esd e la hem ipelvis D e r e c h o al tórax Izquierdo:
C C A derecha.
D e s c rib a m o s la c a d e n a c ru z a d a a n te rio r I Z Q U I E R D A .
E l pla n o profundo
- El oblicuo m e n o r: se inserta e n la apófisis espinosa d e L5 (raíz s o ­
b re la c a d e n a recta p o s te rio r) -cresta ilíaca y arco crural la 12a,
11a, 10a costillas- ap én d ic e xifoide- línea alba-pubis (relación con
la c a d e n a recta anterior).
L as
cadcnas
m iw
ulakls
Aponeurosis
de los d o rsales
Serrato
dorsal caudal
(Serra tu s
p o ste rio r
in ferio r)
Glúteo m ayor
(C luteus m a jo r)
Fibras ilio-lumbares
del cuadrado
Fibras lumbocostales del
cuadrado
lum bar
Glúteo
mayor
(Cluteus
m ajor)
O blicuo menor
(O bliquus
in ternu s
abdom inis)
Cuadrado lum bar
(Q u adratus
lum borum )
Isquiococcigeo
(C occygeus)
V F ig u r a 31
E l p la n o superficial
Las fibras d e este p la n o e stá n en c o n tin u id a d de dirección con los
m úsculos de la capa p ro fu n d a . La línea alba y el e s te rn ó n a s e g u ra n
E
l
tro n c o
Y F ig u r a 32
u n a c o n tin u id ad a estos dos plan o s superficiales y p ro fu n d o s (ver más
ad e la n te análisis de la línea a lb a) (fig. 32):
- el oblicuo m ayor: línea alba - pubis - arco crural - cresta ilíaca - 7
últim as costillas,
c o m p le ta d o p o s te rio rm e n te por:
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
,* !£ « ■
Las
f ad ln as
m u sí
u i a r í s
• el c u a d ra d o lum bar: fibras ilio-lumbares,
c o m p le ta d o s u p e rio rm e n te p o r (fig. 33):
• los intercostales superficiales: fibras oblicuas - la inserción cos­
tal su p e rio r está m ás p ró x im a al cuello (de a b a jo hacia arriba
y de d e n tr o hacia fuera en la cara anterior),
• el s e rra to dorsal craneal: apófisis esp in o sas C7 —* D 4 y las cu a­
tro p rim e ra s costillas.
Las cadenas cru za d a s p o ste rio re s C CP (fig. 31)
• E l c u a d r a d o l u m b a r a 1 ...........................
fib ra s ilio -lu m b a re s 1
• E l h a z i l i o - l u m b a r I ....................................
m asa com ún
• E l c u a d r a d o l u m b a r a D .........................
f i b r a s c o s l o - l u m b a r e s D ...........................
..... se rra íu s p o ste rio r in fe rio r
• S e r r a t o d o r s a l c a u d a l D ...........................
• l.o s in te rc o s ta le s c o rre s D o n d ie n te s
E
n l a c e c o n l a c in t u r a e s c a p u l a r
• E l t r a D e c i o i n f e r i o r D ................................. o m o p l a t o .....
• E l p e c t o r a l m e n o r D .................................
• E l t r i a n g u l a r d e l e s t e r n ó n D ................ ..E S T E R N Ó N ......
E
n l a c e c o n f .l m i e m b r o s u p e r i o r
CLAVÍCULA
• E l d o r s a l m a my o r .............................................
• El D
t e c t o r a l m a yv o r ........................................
E
^
mM
n l a c e c o n l a s c a d e n a s df. l a c o l u m n a c e r v ic a l d e i. m ie m b r o s u p e r io r
H a y dos cad e n as c ru zad as posteriores:
- u n a q u e va d e sd e la hcm i-pelvis I al tó ra x D: C C P izquierda,
- o tra q u e va d e sd e la hem i- pelvis D al tó ra x I: C C P derecha.
D e s c rib a m o s la c a d e n a c ru z a d a p o s te rio r D E R E C H A ;
-
las fibras ilio-lum bares del c u a d ra d o lu m b a r d e rec h o ,
la porción ilio- lu m b a r d e la m asa c o m ú n d erech a,
los intercostales d e re c h o s c o rre s p o n d ie n te s (m ism a dirección)
las fibras c o sto -lu m b a re s del c u a d r a d o lu m b a r izquierdo,
E l. T R O N C O
el s e rra to dorsal cau d al izquierdo,
los intercostales izquierdos c o rre s p o n d ie n te s (m ism a dirección)
Mecánica de las cadenas cruzadas
La to rsió n an terior
El h em i-tó rax d e re c h o se acerca p o r d e la n te de la cad era o p u e sta
q u e va a su e n c u e n tro (fig. 33).
Intercostales
externos
(Intercostales ext.)
Fibras ilio-lumbares
del cuadrado
lumbar
(Q uadratus
lum borum )
Oblicuo mayor
(Obliquus externus
abdom inis)
Y F ig u r a 3 3
Oblicuo menor
(Obliquus internus
abdom inis)
)
Las
cadenas
musculares
E l c e n tro d e convergencia de la torsión a n te rio r será el om bligo. Es
un p u n to d e relativa fijación con la línea alba.
E n esta c a d e n a c ru z a d a an terior, la capa superficial d e re c h a (obli­
cuo m a y o r + intercostales e x te rn o s) o casio n a a nivel del hem i-tórax
d e re c h o la m itad de la torsión an terior.
L a capa p ro fu n d a izquierda c o m p u e s ta p o r el oblicuo m e n o r p r o ­
voca la o tra m itad de la torsión anterior.
La to rsió n p o ste rio r
El h em i-tó rax izquierdo se acerca p o r d e trá s d e la c a d e ra o p u e sta
q u e viene a su e n c u e n tr o (fig. 37).
El c e n tro de convergencia de la torsión p o ste rio r será la apófisis e s ­
pinosa de L3. E s un p u n to d e relativa fijación.
E n esta c a d e n a cru zad a p o sterio r, las fibras c o sto -lu m b ares iz­
quierdas, el s e rra to dorsal cau d al izquierdo, los intercostales in tern o s
izquierdos hacen la m itad de la torsión p o ste rio r p ro v o c a n d o el r e t r o ­
ceso y la b ajad a del h em i-tó rax izquierdo. L as fibras ilio-lum bares d e ­
rechas y el h az ilio-lum bar d e re c h o de la m asa c o m ú n e sta b le ce n la
o tra m itad de la torsión p o s te rio r p ro v o c a n d o el re tro c e s o y la a s c e n ­
sión de la hem ipelvis derecha.
N. B.: L as fibras c o sto -lu m b ares izquierdas están en c o n itn u id ad
con las fibras ilio-lum bares derechas, las cuales, a su vez, lo e stá n con
el g lú teo m a y o r derecho. É ste es el inicio d e la c a d e n a c ru z a d a o de
a p e rtu r a d el m ie m b r o inferior.
Com plem entos de las cadenas cruzad as
E stos c o m p le m e n to s se s u p e rp o n d r á n al sistem a de base y tiene c o ­
m o objetivo re la c io n a r e s tre c h a m e n te las c ad e n as c ru z a d a s del tronco
con los m iem bros.
• • •
E
l t r o n c o
Relación con la cintura e scap u la r
A
T rian g u lar del e s te rn ó n
R elació n con las c a d e n a s re c ta s a n te rio re s
(C D F ) y acción d e re fu e rz o to rá c ic o a n te rio r
(e sla b ó n d e la c a d e n a )
P e c to ra l m e n o r
O m o p la to
T rap ecio in ferio r
R ela c ió n c o n las c a d e n a s rectas p o s te rio re s
(C D E )
A notación: el p e c to ra l m e n o r d e ja lib res las
d o s p rim e ra s costillas p a r a la u n ió n del
sistem a c ru z a d o d e la c o lu m n a cervical:
ESCALENOS.
O b lic u o m a y o r
E n c o n tin u id a d c o n las fibras d e l o b lic u o
m ay o r-lín ea alb a, p o r lo ta n to , re la c ió n con
C D F.
S e rra to a n te rio r
O m o p la to
R o m b o id e s
E n relació n con el nivel d e la c o lu m n a
v e rte b ra l con C D E
• ■ • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • ■ « • a
§111»
L
as
cadenas
musculares
Escalenos
I a - 2 a costillas
(Scalenus)
Romboides
(Rhom boideus)
Pectoral m enor
3 » - 4 a - 5a costillas
(P ectoralis m inor)
Triang ular del esternón
(2) - 3a - 4 a - 5a - 6 a costillas
( T ra n sversu s th ora cis)
Recto abdom inal
5a - 6a - 7a costillas
(T ra n sversu s th ora cis)
Trapecio inferior
(Trapezius in ferior)
T F ig u r a 34
Enlace de relación con la cintura escap u lar
E sto s dos en laces (o reles) c o m p le m e n ta rio s son utilizados d e f o r ­
ma un ilateral en las c a d e n a s c ru zad as y no de fo rm a bilateral co m o
hem os visto c o n las c a d e n a s rectas. T ien en la ventaja de re fo rz a r el sislem a c ru z a d o de base:
- en u n a torsión a n te rio r si el
p u n to fijo está situ ad o h a ­
cia delante,
- en u n a torsión p o sterio r si
el p u n to fijo está situado
hacia atrás.
D eja n d o Ubre el brazo.
Relación con lo s m iem bros
su p e rio re s (fig. 36)
- El pectoral mayor: c o rre ­
d e ra bicipital - clavícula - cinco
p rim e ro s cartílagos costales - e s ­
te rn ó n - vaina del re cto a b d o m i­
nal.
p o r sus inserciones inferio­
res so b re el e s te rn ó n y la
vaina del recto ab d o m in al,
el pectoral m a y o r esta en
w
,
,
,
,
▼ F ig u r a 3 5
relación con la c a d e n a re c ­
ta anterior.
p o r sus inserciones s u p e ­
riores en la clavícula, los cartílagos costales y la c o rre d e ra bicipi­
tal, el pectoral m a y o r refuerza la acción del pectoral m e n o r y del
trian g u lar del e ste rn ó n .
Se p u e d e d e d u c ir que, e n un m o v im ie n to de torsión q u e haga in­
te rv en ir el brazo, el p ectoral m a y o r e stá e n sincronía con el oblicuo
m e n o r opuesto. E s to se co n firm a p o r el b a la n c e o a n te rio r del b razo en
la m archa.
- El redondo m ayor - el rom boides
La c a d e n a cru zad a a n te rio r d e b e e n la z a rse con el r e d o n d o m a y o r
en el o m ó p lato , y el ro m b o id e s e n el eje v e rte b ra l C D E .
Si registram os un exceso de p ro g ra m a c ió n de la C C A , el re d o n d o
La
s
ca d en a s
m u scu lares
T F ig u r a 3 6
Com plem entos del sistem a cruzado
Enlace de relación con el m iem bro su p erio r
m a y o r p o d r á e sta r en c o n tra c tu ra p e r m a n e n te p a ra o p o n e rs e a la
tracción del h ú m e r o hacia d e la n te y hacia abajo.
E s ta c o n tra c tu ra del r e d o n d o m a y o r e n c u e n tra su justificación en
la p ro te c c ió n p ro p io c ep tiv a d e la escáp u lo -h u m eral. D e a h í las n u m e ­
rosas p eriartritis e sc á p u lo -h u m e ra le s con relación a p ro b le m a s a b d o ­
m inales o cicatrices abdom inales.
E
l tro n c o
▼ F ig u r a 3 7
El d o rsa l m ayor
- El dorsal mayor: c o r r e d e r a bicipital - ángulo in ferior del o m ó ­
plato (in c o n stan te ) -c u a n tro últim as costillas- te rm in a c ió n p o r la apole u ro sis del dorsal m a y o r s o b re las seis últim as apófisis espinosas dor»ales - cinco lu m b a re s - sacro - coxis y cresta ilíaca (fig. 37).
Su p a rte inferior d o b la el sistem a recto:
- p o r su ap o n eurosis, q u e se in serta en las espinosas d e las seis úl­
tim as dorsales, d e las cinco lum bares, del sacro h a sta el coxis.
- p o r su inserción e n el 1/3 p o s te r io r d e la cresta ilíaca.
Su p a rte su p e rio r d obla el sistem a cruzado:
- p o r sus inserciones en las c u a tro últim as costillas (c o m o el s e r r a ­
to dorsal caudal),
••••••
La
s
c a d iín a s
Serrato
dorsal caudal
(Serratus
p o ste rio r in ferior)
Fibras lumbocostales del
cuadrado lumbar
m usculares
Fibras iliolum bares del
cuadrado lum bar
- p o r su relación
con la p u n ta in­
fe rio r del o m ó ­
plato.
- p o r su in ser­
ción al nivel del
h o m b r o con el
1/3 s u p e rio r del
h ú m e ro a nivel
de la c o rre d e ra
bicipital.
Glúteo mayor
(Cluteus m ajor)
E s te
m úsuculo
re c u b re la c a d e n a
Oblicuo menor
c ru z a d a p o s te rio r y
(Obliquus
internus
estab lece relaciones
Isquio coccígeo
abdom inis)
(C occygeus)
e n tre la pelvis, la c o ­
lum na lum bar, d o r ­
sal y la cin tu ra escapular. L a lum balgias
crónicas p o d rá n ló­
▼ F ig u r a 38
gicam en te
inducir
Cadena cru zada y m iem bro in ferio r
periartritis escápulohum erales.
E s te enlace late­
ral p o d rá e s ta r al servicio d e la C C A si el p u n to fijo es an terior. P odrá
fu n cio n ar con la C C P si el p u n t o fijo es p o sterio r.
R elaciones con lo s m ie m b ro s in fe rio re s
- El glúteo mayor: la inserción s o b re la cresta ilíaca y la cresta s a ­
cra es c o m ú n con el d o rsal m a y o r (fig. 38).
El g lú teo m a y o r está en relación con el dorsal m a y o r d el m ism o la ­
do. A c tu a rá n juntos, p o r e jem p lo , e n u n a flexión lateral.
El g lú teo m ay o r e stá ta m b ié n e n relació n con el d o rsal m a y o r
o p u e s to a través de la a p o n e u ro s is lu m b a r. H a y c o n tin u id ad de p lano
y de dirección de las fibras. E s ta c o n tin u id a d se h a c e m ás íntim a p o r el
c u a d ra d o lum bar. E s to se co n firm a e n la m a rc h a p o r el re tro c eso d el
b razo o p u e sto al ap o y arse e n el suelo (solicitación del g lú teo m a y o r).
El m úsculo esquio-coccígeo c o n tra la te ra l es el g u a rd iá n de la b u e ­
n a relación sacro-coccígea c u a n d o el g lú te o m a y o r se c o n tra e u n ila te ­
ralm ente.
- El psoas: desde
los discos y m á rg en e s
de los c u erp o s D 12,
L l , L2, L3, L4, L5 so ­
b re las apófisis tra n s ­
versas hasta su te rm i­
nación en el tro c á n te r
m e n o r del fé m u r (fig.
39).
El psoas ilíaco es
un m ú scu lo en a b a n i­
co q u e ex tien d e sus
inserciones al nivel
iliolum bar p a ra c o n ­
c en tra rla s finalm ente
e n un te n d ó n so b re el
tro c á n te r m e n o r. E sta
p a rtic u larid ad d e los
m úsculos e n ab an ico
(c o m o p a ra el p e c to ­
ral m ayor, el dorsal
m a y o r) d e b e c o rre s ­
p o n d e r a u n a n e ce si­
d a d fisiológica.
M ira n d o c ó m o tr a ­
b ajan estos músculos,
v em os q u e el te n d ó n
term in al re s p o n d e a
u n a c o n ce n trac ió n de
la fu e rza p a ra movili,
zar el se g m e n to dlStal.
Psoas
ilíaco
(llio p so a s)
Glúteo
menor
(Cluteus
m inim us)
Piramidal del
abdomen
(Pyram idales)
Aductores
(Abductor)
.
_
▼ F ig u r a 3 9
Cadena cru za d a y m iem bro in fe rio r
?vl
I AS ( . A O t N A S MUSCUI.ARrS
La ex ten sió n de las inserciones re s p o n d e ta m b ién a la n ecesidad de
d esm ultiplicar las fuerzas so b re n u m e ro sa s e stru ctu ras a fin d e no ser
agresivo (ley del confort).
El psoas es un m úsculo m uy p o te n te q u e tiene un se n tid o d e tr a b a ­
jo preferencial p a ra m ovilizar el m ie m b ro inferior. E n g e n d ra la fle­
xión + aducción del muslo. Su p a p el a nivel de la rotación in te rn a y e x ­
te rn a se d e sa rro lla rá e n las c a d e n a s m usculares de los m ie m b ro s infe­
riores. Se p u e d e decir ya q u e su papel m ás im p o rta n te so b re la r o ta ­
ción es interno.
M úsculo m uy p o te n te , el psoas p ro v o c a rá una solicitación especial­
m e n te im p o rta n te d e la c o lu m n a lu m b a r (fu e n te d e n u m e ro s a s lumbociatalgias).
C o m o q u e este m úsculo p u e d e o c asio n ar d a ñ o s a (o p e rju d ic ar a )
la c o lu m n a lum bar, d e b e r á s e r c o n tro la d o p o r antag o n istas e sp ecial­
m e n te p o te n te s y atentos.
C o n sid e re m o s el tra b a jo del psoas a p a rtir d e un p u n to fijo lu m b a r
y de un p u n to fijo fem oral.
a) Punto fijo lumbar (fig. 40):
C o n fin d e p o s e e r u n a eficacia m á x im a s o b re el se g m e n to fem oral,
se registra la p u e sta en ju e g o de los rectos del a b d o m e n (c a d e n a s de
flexión: C D F ).
Las C D F p rovo can un e n ro lla m ie n to e n flexión a n te rio r d e la c o ­
lum na lum bar.
El re su lta d o d e esta acción es u n a consolidación del se g m e n to lu m ­
b a r con e n c la v a m ie n to del c o n ta c to de las articulares posteriores. La
convergencia d e los c u e rp o s v e rte b ra le s hacia d e la n te fo rm a un siste­
m a de b ó v e d a r o m a n a con solicitación discal p o ste rio r (co n tro l de las
ten sio n es ejercidas, so b re el disco hacia d elante, p o r el psoas).
E s te a rc o d e c u r v a tu r a lu m b a r co lo ca to d a s las fibras del p so a s a
igual distan cia del e x tr e m o fe m o ra l a u m e n t a n d o la eficacia del m ú s ­
culo.
La tracción del disco hacia d e la n te p o r el p soas se ve c o n tro la d a
p o r la a rq u ite c tu ra postural d e la c o lu m n a lum bar. La c o lu m n a lu m ­
b a r asegura b u e n o s p u n to s d e a p o y o p a ra la acción del psoas, ta n to
m á s c u a n to la actuación ro ta to ria de este últim o sobre las v é rteb ras
está c o n tro la d a p o r u n a p u e sta e n te n sió n con c o n tra -ro ta c ió n del
dorsal m a y o r o p u e sto (si es necesario).
Dorsal mayor
(Latissim us d orsi)
Recto
abdominal
(Rectus
abdom inis)
Oblicuo m ayor Psoas-iliaque
(Obliquus
(lliopsoas)
externus
Dorsal mayor
(La tissim u s d o rsi)
Cifosis
Flexión lateral
+ rotación
Psoas ilíaco (lliopsoas)
▼ F ig u r a 4 0
Psoas-iliaco, punto fijo de la colum na lum bar
E s to se ha verificado en la salida d e un esp rin t en q u e la elevación
del b ra z o es p ro p o rc io n a l a la elevación de la rodilla (fig. 41).
La c o rre d e ra principal sirve de p u n to de relativa fijación p a ra este
sistem a cru za d o profundo.
E ste p u n to fijo h u m e ra l se ve c o n firm a d o p o r el e s q u ia d o r de fo n ­
do, el cual, co m o q u e necesita un p u n to todavía m ás firme, utilizará un
b astó n d e esquí.
E n resu m en , c u a n d o las e stru ctu ras del c u e rp o se p o n e n “ al serv i­
cio” del p soas (acción p rio rita ria en la organización funcional global)
te n d re m o s u n a c o lu m n a q u e a se g u rará el m á x im o d e eficacia a este
músculo, es decir - e n cifosis-, con rotación de los c u e rp o s v erteb rales
e n la concavidad (la d o del psoas).
L as
cadenas
musculares
mV
Se e n c u e n tra la inver­
sión d e c u rv a tu ra lu m b a r
con flexión lateral y r o ta ­
ción de los c u e rp o s v e rte ­
brales del m ism o lado en el
psoitis.
E n esta lesión, el m ú s c u ­
lo p re s e n ta u n a c o n tra c tu ra
antálgica im p o rta n te y no
a ce p ta q u e sus fibras se esti­
ren, de a h í el e n ro lla m ie n to
lu m b a r y la p é rd id a del a p o ­
yo e n el suelo con flexión de
cadera.
E n este caso, el psoas
p re se n ta u n a c o n tra c tu ra
“ v e n c e d o ra ” del e sq u e m a
funcional.
b) Punto fijo fem oral
(fig. 42):
El psoas lo rdo sa la co▼ F ig u r a 41
lu m n a lu m b a r con flexión
lateral d e su lado y rotación
de los c u e rp o s v e rteb rale s en la convexidad.
Se vuelve a e n c o n tra r esta lordosis lu m b a r c o n flexión lateral del
m ism o lado y rotación o p u e sta en la artrosis de cadera.
L a coxartrosis está asociada a u n a c o n tra c tu ra del psoas de tipo a n ­
tálgico. L a c o n tra c tu ra del psoas tien e c o m o ob jetivo red u cir el ju e g o
articular, fu e n te de dolor.
C o m o q u e la estática vertical y el a p o y o en el suelo so n necesarios,
esta re tra cc ió n gan a longitud a nivel lum bar. L a c a d e n a de extensión
participa de esta lordosis necesaria p o r u n a tensión a u m e n ta d a p o r los
p a ra v e rte b ra le s con el fin de re e q u ilib ra r al sujeto.
La c o lu m n a lu m b a r y el psoas e stá n al servicio d e la c a d e ra p o r la
ley del no dolor.
E n este caso, el p soas p re s e n ta u n a " c o n tra c tu ra v íctim a” del e s ­
q u e m a funcional (c a d e ra y estática).
Flexión lateral
Rotación opuesta
Lordosis
▼ F ig u r a 4 2
Psoas-ilíaco , punto fijo fem oral
E n la fase últim a de la coxartrosis, el ap o y o e n el suelo es “c u e stio ­
n a d o ” . H a y u n a c o n tra c tu ra c a d a vez m á s fu e rte del psoas y de los
aductores...
La c a d e ra se coloca en flexión, adu cció n y ro ta ció n interna... ¡R a ­
ro, no! ¿E l psoas y los a d u c to re s serían ro ta d o re s in te rn o s? V erem o s
e sto en las c ad en as m u scu lares d e los m ie m b ro s inferiores.
• • •
La
s
c a d en a s
• • • •
m usculares
En conclusión
▼ F ig u r a 4 3
Sistem a de torsión profundo
Eje de torsión
▼ F ig u r a 4 4
El d o rsa l m ayor y el psoas
Estabilización de la colum na lum bar
E l p soas ilíaco, c u a n d o tr a ­
baja con la C D F, p ro v o c a cifo­
sis lum bar. C u a n d o trab aja
con la C D E , es lordosante.
P e ro su fisiología lo p re d is­
p o n e a la cifosis: la C D F es
una c ad en a de flexión, el psoas
es el p u n to d e p a rtid a d e la c a ­
d e n a d e flexión del m ie m b ro
inferior. C u a n d o las d o s c a d e ­
nas están p ro g ra m a d a s c o n ­
ju n ta m e n te , el p soas es cifosante. P e ro las c a d e n a s p u e ­
d e n e sta r a nivel del m ie m b ro
inferior p ro g ra m a d a s e n fle­
xión y a nivel del tro n c o en e x ­
tensión C D E . E n este caso, se
le vuelve a e n c o n tr a r lo rd o ­
sante.
A n o ta c ió n im portante
La acción p arasitaria del
psoas so b re la c o lu m n a lu m ­
b a r es fre n a d a p o r el dorsal
m a y o r o p u e sto y p o r las fibras
m usculares de la c a d e n a c ru ­
z a d a o p u e sta , p o r ejem plo, las
fibras costo-transversas del
c u a d ra d o lum bar, el oblicuo
m e n o r y el se rra to d o rsal c a u ­
dal (fig. 43).
Se p u e d e decir que el psoas
y el dorsal m a y o r o p u e sto actú­
an de m a n e ra com plem entaria
e n el sistema cruzado (fig. 44):
E
l
tro n co
Y F ig u r a 4 5
Relaciones m iem bro su p erio r -colum na lu m b a r- m iem bro in ferio r
- a nivel d e las cinturas, p rovocan un b a la n c e o o p u e sto de brazo s
y p ie rn as q u e a se g u ra un b u e n re p a rto d e las m a sa s d u ra n te la
m archa,
- a nivel d e la c o lu m n a lum bar, sus acciones o p u e sta s tie n e n una
re su lta n te de refu erzo y d e estabilización a fin d e evitar u n a so ­
b re ca rg a m ecánica (econom ía).
Si la acción del d o rsal m a y o r con el psoas o p u e sto tien e u n a finali­
d a d de estabilidad, el dorsal m a y o r asociado al psoas h o m o la te ra l t e n ­
d rá un p o d e r lesional d e rotación im p o rtan te.
Se reg istrarán así ro ta c io n e s d e los c u e rp o s v e rteb rale s en las e s c o ­
liosis.
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Cadenas cruzad as y línea alba
A c a b a m o s de an alizar el fu n c io n a m ie n to del tro n c o a p a rtir del sis­
te m a re cto y d el sistem a cruzado.
E sto s sistem as de fu n c io n a m ie n to nos p e rm ite n c o m p r e n d e r m e jo r
el papel de las d ife re n tes c a d e n a s y la fisiología de cada u n o de sus e s ­
labones.
Se llega a u n a m e jo r
c o m p re n sió n de la fisiolo­
gía y de la anatom ía.
La fisiología condiciona
la a n a to m ía , la línea alba es
un b u e n e jem p lo d e ello.
La línea alba c o m p re n d e
dos partes:
- una supra-um bilical,
- una sub-umbilical.
La parte sub-um bilical
(fig. 46)
Resultante
del diafragm a
transverso
del abdomen
(Tra n sversu s
abdom inis)
Linea
innominada
(A pectura
pelvis sup erio r)
▼ F ig u r a 4 6
Linea alba sub-um bilical
E s tá m u y a p re ta d a . Está
re fo rz ad a p o r la presencia
del piram idal del a b d o m e n
y el p a so hacia d e la n te de la
vaina del re cto a b d o m in a l y
del tran sv erso del a b d o ­
m en. El refu erzo de las e s ­
tru c tu ra s re sp o n d e a la r e ­
su ltan te d e las fuerzas del
diafragm a q u e se aplican a
este nivel. E n efecto, el d ia ­
frag m a es oblicuo d e a d e ­
lan te hacia a trá s y d e arriba
hacia abajo. Si la resu ltan te
de sus fuerzas e ra vertical.
• • • ■
E
l t r o n c o
h ab ría una solicitación d e m asia d o fuerte de los ó rg a n o s sub-peritoneales de la pelvis m e n o r, es decir, vegija - ó rg a n o s genitales - recto. La
pelvis m e n o r d e b e e s ta r p ro te g id a de estas variaciones de presión.
La a n a to m ía de la ala ilíaca lo confirm a: con las alas ilíacas c ó n c a ­
vas m ira n d o hacia d e n tr o y hacia d e la n te con las líneas in n o m in a d as
co n v erg ien d o a n te rio rm e n te , las presiones in te rn a s q u e d escienden
so b re las alas ilíacas se reflejan hacia d e la n te y hacia el c e n tro sobre la
p a rte m ás p o te n te del a b d o m e n , a nivel d e los pilares y a nivel de la lí­
n e a alba sub-umbilical.
C u a n d o se q u iere solicitar la pelvis m e n o r e n las fases d e e n ro lla ­
m iento, d e micción o de defecación, se cifosa la c o lu m n a lu m b a r con
los rectos del a b d o m e n con el fin d e h o rizo n talizar el diafragm a y verticalizar su acción. L a re su ltan te de la acción del d ia fra g m a p a sa e n ­
to n c es a nivel del e stre c h o su p e rio r d e la pelvis m e n o r. Se p u e d e d e ­
d u cir de ello q u e la lordosis lu m b a r es un m e d io de protección de los
órganos d e la p elvis m e n o r y q u e inversam ente el co n fo rt de estos ó rg a ­
n o s influirá en el g ra d o de la lordosis lumbar.
E n el caso de un e sta d o congestivo de la pelvis m e n o r en una mujer,
se c o m p ren d e la necesidad de a c e n tu a r la lordosis lum bar, d e horizon­
talizar el sacro. El sujeto a u m e n ta rá el trabajo del c u a d ra d o lum bar (ca­
d en as de extensión) y relajará, p o r necesidad, las cadenas de flexión.
Toda estática es lógica en relación con la ley d e l co n fo rt continenteco n ten id o respetando la h eg em o n ía d e l equilibrio.
La parte supra-um bilical (fig. 47)
E n esta p a rte su p erio r, la línea alba está m e n o s a p r e ta d a y p r e s e n ­
ta la posibilidad d e diastasis.
E s ta diastasis c o n sid e ra d a hasta a h o ra c o m o una d eb ilid ad de la
p a re d a b d o m in al es e n realid ad un m e d io de a d a p ta c ió n e sp e c ia lm e n ­
te interesante.
L a m asa visceral o b e d e c e ta m b ié n a la ley del n o dolor. E s el c o n ti­
nente, es decir, la cavidad a b d o m in a l y el c o n ju n to del c u e rp o si es n e ­
cesario q u e se e n c a rg a n de a se g u ra r el confort de esta m asa visceral.
Jacques W eischenck (e n su libro Traité d 'o stéo p a th ie viscérale, Ed.
M alo in e) d esarro lla esta relación m uy im p o rta n te e n tre la estática y
las visceras.
L
as
ca d en a s
m u scu lares
D iastasis supraum bilical fisiológica
Aponeurosis del
transverso
Período de em barazo
(según J.W eischenck)
Y F ig u r a 4 7
Línea alba supra-um bilical
La p a re d a b d o m in al p re se n ta a nivel de la p a rte supra-um bilical e s ­
ta facultad d e ensancharse.
Se c o n c e d e créd ito d e a n c h u ra p a ra a m o rtig u a r las variaciones im ­
p o rta n te s d e las p re sio n es in tra -a b d o m in a le s e n función de los f e n ó ­
m e n o s h em o d in ám ico s, digestivos y, de m a n e ra m ás im p o rta n te , los
em barazos.
E s ta diastasis d e los re cto s a b d o m in a le s se ve favorecida p o r el p a ­
so hacia atrás d el transverso. ¿ E s u n a casu alidad ? ¿ E s un cap richo del
transverso p asar hacia d e la n te en la p a rte sub-um bilical y hacia atrás
e n la p a rte su p ra umbilical?
E l transverso, en la p a rte supra-um bilical, g u a rd a rá con relación a
los rectos del a b d o m e n u n a a u to n o m ía suficiente p a ra la respiración y
la fonación.
Si la diastasis es fav o rab le al c o n fo rt a b d o m in al, p a re c e q u e se a n u ­
la la eficacia d e las c ad e n as c ru z a d a s en la p a rte supra-um bilical.
E
l
tro n c o
Plano superficial
ab do m inales
(cam bio de nivel
rla n o Profundo
Oblicuo mayor
(Obliquus
externus
abdom inis)
Oblicuo menor
(Obliquus
internus
abdom inis)
Transverso
(Transversus
abdom inis)
▼ F ig u r a 4 8
Cadenas cru zadas y linea alba (según Kapandji)
Si la línea alba ya n o asegura un c o n ta c to e stre c h o e n tre las capas
m usculares a b d o m in ale s I y D, son los rectos a b d o m in a le s quienes
fo rm an pilares de inserciones p a ra estos m ism os músculos. D e ahí la
explicación a n a tó m ic a de la vaina de los rectos a b d o m in a le s fo rm ad a
p o r los m úsculos a n ch o s del a b d o m e n . El gran recto se c o m p o rta c o ­
m o el m ástil e n la fu n d a de u n a vela (fig. 48).
La co n tracción de éstos interviene en c u a n to la diastasis ha a g o ta ­
d o sus recursos fisiológicos y tien e q u e p ro te g e r esta zo n a d e un d e s ­
g a rro (descarga d e los re c e p to re s sensitivos).
El fu n c io n a m ie n to de las c a d e n a s cruzadas, incluso e n p e río d o de
gestación, se respeta.
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Vaina de los rectos
abdom inales
(cam bio de nivel
^
Plano superficial
Plano profundo
▼ F ig u r a 4 9
Las cin tu ras oblicuas: ro m b o id e s + se rra to s a n te rio re s + oblicuos
m ayores, p o r su co n tracción bilateral, facilitan la diastasis fisiológica,
“ c o n tro la d a ” p o r los re cto s a b d o m in a le s (fig. 50).
E n el caso del e m b a ra z o , las c a d e n a s c ru zad as re fu erza n la e s tá ti­
ca. E n efecto, la p re sió n in tra a b d o m in a l a u m e n ta m ucho; el d iafragm a
n o p u e d e e x a g e ra r su p resión so b re el a b d o m e n (n o-dolor).
Al p e r d e r u n a p a rte de su a p o y o h id ro n e u m á tic o a n te rio r, la m u je r
se servirá d e sus c a d e n a s cruzadas. T ie n e n la v e n taja d e o fre c e r un
c o m p le m e n to de a p o y o so b re la c o lu m n a dorsal alta al servirse de la
ró tu las torácicas.
C u a n to m ás crece el útero, m ás d e b e aliviar el d ia frag m a su apoyo,
m ás se re cla m a a las c a d e n a s c ru zad as y m ás a u m e n ta fisiológicam en­
te la diastasis.
E s ta cintura oblicua explica c la ra m e n te la relación d e hiper-solicitación de la c o lu m n a dorsal en el e sta d o d e gestación o d u r a n te p r o ­
blem as viscerales.
En conclusión
L a línea alba estab lece u n a íntim a u n ió n e n tre la p a re d a b d o m in al
izq u ierd a y d erech a. L as fibras del oblicuo m e n o r p u e d e n tra b a ja r en
sinergia con las fibras del oblicuo m a y o r o p u e sto (c o n tin u id a d d e las
líneas de fuerzas). La línea alba, p o r este sistem a, p e rm ite a los m ú s ­
culos d e la c a p a p ro fu n d a d e la c a d e n a cru zad a izquierda tra b a ja r con
la capa superficial d e re c h a (fig, 49).
La línea alba es un in te rc a m b ia d o r d e nivel de las líneas de fuerzas
del a b d o m e n . A s e g u ra la relación e n tre las c a d e n a s c ru zad as y las c a ­
d e n a s rectas anteriores.
E
Y F ig u r a 5 0
l
tro n c o
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Inter­
costales
medios/
sistema
Intercostales
internos
Sistema
cruzado
profundo
I.C . ext.
S.C.
superf.
I.C . int.
S.C.
profundo
Oblicuo
m ayor
Oblicuo
menor
Intercostales
externos
Sistema
cruzado
superficial
Cuadrado lumbar
Intercostales
Cam bio de las
líneas de fuerzas
▼ F ig u r a 51
• • • •
E
l t r o n c o
V olvem os a e n c o n tra rn o s a q u í con u n a p ru e b a d e la inteligencia y
de la sim plicidad de la organización del cuerpo.
A n o ta c ió n :
E n la p a rte p o s te rio r del tronco, volvem os a e n c o n tr a r u n a o rg a n i­
zación m u scu lar p a ra le la a la del a b d o m e n (fig. 51):
- el cuadrado lumbar:
• con fibras rectas ilio-costales, m arca n d o , con los espinales, la
presencia d e c a d e n a s rectas posteriores,
• con fibras oblicuas: las c o sto -lu m b ares d e un lado e s ta n d o en
co n tin u id ad d e dirección y de p la n o con las ilio-lum bares
opuestas.
El c u a d r a d o lu m b a r es ta m b ié n un in te rc a m b ia d o r de líneas de
fuerzas según el circuito funcional a d o p ta d o p o r las c a d e n a s m u sc u la ­
res p a ra la ejecución del m o v im ie n to deseado.
- lo s intercostales: m ism a construcción con fibras rectas y oblicuas.
E l análisis de este m ú scu lo con las c a d e n a s rectas y las c ad e n as
c ru z a d a s p e rm ite c o m p r e n d e r su com posición:
• L as fibras oblicuas in te rn a s c o la b o ra n con el sistem a cru za d o
(p la n o p ro fu n d o ).
• L as fibras verticales m edias c o la b o ra n con el sistem a recto.
• L as fibras oblicuas e x te rn a s c o la b o ra n con el sistem a cru za d o
(p la n o superficial).
C o m o to d o m úsculo m o n o a rtic u la r. son p a siv a m e n te (excéntricos)
los g u a rd ia n e s de la a rm o n ía d e la a p e rtu r a costal al inspirar, te n ie n d o
su p a p e l activo (c o n cén trico ) e n la espiración.
La estructura responde a una función
! llB
L as
caducas
muscular
!, s
Cadenas cru zad as y equilibrio
El m o v im ien to d e s e n c a d e n a d o p o r el sistem a c ru z a d o tie n d e a p r e ­
serv ar el equilibrio del c u e rp o en el m ovim iento.
H ay un d e sp la z a m ie n to c ru z a d o de las masas. Por ejem plo, c u a n d o
un h o m b ro iz q u ierd o va hacia d e la n te y hacia abajo, el h o m b r o d e r e ­
cho situado en oposición va hacia atrás y hacia arriba.
E s te d e sp la za m ie n to c ru z a d o se vuelve a e n c o n tra r e n tre los
m ie m b ro s s u p e rio re s e inferiores.
E sto s m o v im ien to s d e torsión se a p o y a n s o b re los sistem as rectos.
Son c o n tro la d o s a nivel de la c o lu m n a p o r los m úsculos m o n o -a rtic u ­
lares c o n u n p a p el so b re to d o propioceptivo, c o m o el tran sv erso esp i­
noso.
Cadenas cru zad as y diafragm a
L a fisiología d e este m úsculo se d etalla en L a s cadenas m usculares
-rom o II- p e r o m e gustaría s u b ra y a r a q u í su papel en la relación t o r ­
sión y equilibrio (fig. 52).
L a torsión es u n a to m illa m ie n to de las e stru c tu ra s q u e p ie rd e n p a r ­
te de su altura e n beneficio del m o v im ie n to y la estabilidad.
El d ia fra g m a será sensible a to d o s los m ovim ientos:
- sus pilares p o ste rio re s están en relación p re fe re n te con las c a d e ­
nas d e extensión,
- su fascículo a n te rio r está e n relación privilegiada con las c ad e n as
de flexión p o r los rectos abdom inales,
- los fascículos laterales son las c ad e n as cruzadas.
El d ia fra g m a c o n tro la rá con su fo rm a circular, el m o v im ie n to de
torsión con relación a la línea de g ra v e d a d y a su a p o y o abdom inal.
N o d e b e m o s s o rp re n d e rn o s si en c u a lq u ie r actitud de torsión se
cierra el e s q u e m a funcional.
E s ta p é rd id a de m ovilidad re p e rc u te e n to d as las d e m á s funciones,
esp e cia lm e n te la respiratoria.
E l diafragm a es el m ú scu lo clave de la vida que fu n c io n a de m anera
im perativam ente perm anente, pero sobre un ritm o intermitente. M u y en­
trenado, pod em o s deducir que nunca se verá espontáneam ente debilitado.
• • • • • • • • • • •
El
t r o n c o
▼ F ig u r a 5 2
El diafragm a (según Kapandji)
Si su acción, p o r e jem p lo p a ra la respiración, es insuficiente, signi­
fica q u e n o p u e d e h a c e r más.
L a solución d e e ste p ro b le m a no pasa p o r una re ed u c ac ió n (¡com o
si no su p iera respirar!) sino p o r u n a liberación d e las e stru c tu ra s p r o ­
pias del d ia fra g m a y d e las e stru c tu ra s a distancia q u e le im p id en fu n ­
c io n a r p len am en te.
C o m o este m ú scu lo está en relación e strec h a con el p la n o parietal
y visceral, sufrirá to d a s las disfunciones d e u n o y otro. P u e d e c o n v e r­
tirse en su prisionero.
D e v o lv ed la lib ertad d e m o v im ie n to a c u a lq u ie r e stru c tu ra y c u m ­
plirán to ta lm e n te sus funciones.
E l diafragm a es el c a ta liz ad o r de las funciones p a rietale s y viscera­
les, sólo p ide funcionar. L ib e ra d lo y se o b te n d r á u n a relajación emolcional de la persona.
En un esquem a fisiológico, la función gob iern a la estructura.
En un esquem a patológico, la estructura gobierna la función.
Segunda parte
La co lum n a
CERVICAL
I n t r o d u c c ió n
L
as c a d e n a s m usculares del tro n c o nos h a n p e rm itid o ver có m o e s ­
ta u n id a d funcional de base e ra c ap az d e a se g u ra r su equilibrio y
sus m ovim ientos. A h o r a p o d e m o s a ñ a d ir la u nidad funcional de la c a ­
beza y de la c o lu m n a cervical.
Es n o ta b le c o n s ta ta r q u e las soluciones funcionales d e esta unidad
son idénticas a las del tro n c o y, lógicam ente, c o m o q u e la a n a to m ía es
la re su ltan te de u n a función, vo lv erem o s a e n c o n tra r g ra n d e s s e m e ­
jan zas anatóm icas.
Por ejem plo: las e stru c tu ra s óseas fo rm a n una cifosis y unas lo rd o ­
sis.
C o m o q u e la cifosis tiene una finalidad d e p ro tecció n (crán eo ), se
a d a p ta rá al m o vim iento, lo p r e p a r a r á d á n d o le un p u n to re la tiv a m e n ­
te fijo, p e r o el m o v im ie n to se e x p resará so b re to d o a nivel d e la c o ­
lum na cervical.
La lordosis está al servicio del m ovim iento.
La c o lu m n a cervical so p o rta la esfera cefálica, nace en la esfera t o ­
rácica, a se g u ra n d o la relación e n tre el tórax y la cabeza, d e b e rá m a n ­
te n er, a se g u ra r una b u e n a co o rd in ació n e n tre las dos. P ero al mismo
tiem po, te n d rá, p o r el sistem a d e c a d e n a s m usculares, q u e p reserv ar
una cierta in d e p en d e n cia p a ra q u e la c abeza p u e d a liberarse de las in ­
fluencias p ro c e d e n te s de zonas inferiores:
I aS I ®
L as
cadenas
mus
C.u i .a k i s
- p rio rid ad p a ra la horizontalid ad d e la m irada,
- p rio rid ad p a ra el equilibrio = o íd o interno.
C o m o q u e la c o lu m n a cervical está al servicio del m o v im iento, las
c a d e n a s m usculares tien en q u e e n g e n d r a r to d o tipo de m ovim ientos:
- flexión - extensión.
- torsión o flexión lateral - rotación.
Los m o v im ien to s d e flexión-extensión (llam ados ta m b ién antexión-postexión p a ra evitar las confusiones e n tre las lordosis y cifosis)
d e p en d en :
- de las c a d e n a s rectas an teriores: enro llam ien to .
- de las c a d e n a s rectas posteriores: e n d e re z a m ie n to .
Los m o v im ien to s d e torsión d e p e n d e n de las c a d e n a s cruzadas.
La
c a d e n a e s t á t ic a
l igual que el tronco, esta
cadena conjuntiva tiene
com o finalidad asegurar:
A
11
- l a estática músculo-esque­
lética —» plano posterior
- la estática neuro-m cníngea
—» plano p ro fu n d o
- la estática visceral —» plano
anterior
Plano profundo
neuro meníngeo
Plano a n terio r
visceral
La cualidad de esta cadena es
ser económica.
El tejido conjuntivo respon­
derá perfectam ente a esta fun­
ción. Además, proporcionará in­
formaciones propioceptivas pa­
ra la m usculatura para vertebral.
I
▼ F ig u r a 5 3
La cadena estática
Plano p o sterio r
m úsculo
esquelético
L
as
cad en as
m u scu lares
Com posición de la cadena estática
P
•
•
•
•
P
l a n o p o s t e r io r
E l ligam ento cervical posterior
Las aponeurosis de los trapecios superio r y m edio
L a aponeurosis cervical superficial
La aponeurosis cervical profunda
lano profundo
• Las m eninges m edulares parietales y viscerales
P
•
•
•
•
•
•
l a n o a n t e r io r
La
La
La
La
La
La
aponeurosis
aponeurosis
aponeurosis
aponeurosis
aponeurosis
aponeurosis
cervical superficial
cervical profunda
pretraqueal
bucofaríngea
retrofaríngea
prevertebral
La cadena estática conjuntiva aportará informaciones propioceptivas
a los músculos paravertebrales que intervendrán en el reequilibrio y el
movimiento.
Aponeurosis pretraqueal
Aponeurosis
bucofaríngea
Aponeurosis
retrofaríngea
Aponeurosis
cervical
superficial
Aponeurosis
cervical
superficial
Aponeurosis
cervical media
Aponeurosis
cervical
superficial
Aponeurosis
del trapecio
Aponeurosis
cervical profunda
Y F ig u r a 54
L
a
c o lu m n a
c e r v ic a l
Meninges parietales
Aponeurosis
craneal
Ligomento
cervical
posterior
Aponeurosis
bucofaríngea
Fascia
genihioidea
Espacio
retrofaringeo
Aponeurosis
cervical
superficial
Aponeurosis
retrofaríngea
Aponeurosis
prevertebral
▼ F ig u r a 5 5
▼ F ig u r a 5 6
Las cadenas de flexión
Aponeurosis
cervical
media
Lámina
tiropericardíaca
. .
Aorta
Tiroides
Las
ca d en a s recta s
Com posición de las cadenas rectas
L a flexión y la ex ten sió n de la c o lu m n a cervical d e p e n d e n del sis­
te m a recto.
Se efec tú an con relación a dos ejes m iotensivos im portantes:
- las c a d e n a s rectas a n te rio re s izquierda y d erech a.
- las c a d e n a s rectas p o ste rio re s izq u ierd a y derecha.
Las cadenas de flexión C D F (fig. 56)
P
l a n o s u p e r f ic ia l
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
El
El
El
El
El
El
El
El
El
El
subclavio...................................................
estern o liro id eo ........................................
tiro h io id e o ................................................
estern o cleid o h io id eo .............................
ueniohioideo.............................................
geniogloso.................................................
estilohioideo.............................................
m a s e tc r o ...................................................
pterigoideo in te r n o ................................
tem poral (fx m e d io ) ..............................
P i .a n o
•
•
•
•
El
El
El
El
profundo
largo
recto
recto
recto
del c u e llo ........................................
a n te r io r ...........................................
m en o r a n te rio r..............................
lateral...............................................
Las
c a d en a s
Línea alba
▼ F ig u r a 5 7
m usculares
...........................................................
L
a
c o lu m n a
c e r v ic a l
Este eje muscular anterior une el tórax a la cabeza enlazando:
•
•
•
•
•
la
el
el
la
el
clavícula
esternón
cartílago tiroideo
mandíbula
temporal
Los músculos de la cadena de flexión llevan el nom bre del enlace óseo
que aseguran.
E n el plano profundo, el recto m enor anterior de la cabeza y el recto
lateral de la cabeza son músculos dedicados únicamente a la unidad fun­
cional: occipucio - atlas - axis O A A
Observación: La cadena de flexión a nivel cervical presenta, al igual
que la cadena de flexión del tronco, un centro del hueso hioides, equiva­
lente del ombligo y una línea alba.
Por debajo del hueso hioides, esta línea alba está apretada y se com ­
pone de haces, equivalentes a los haces de los grandes rectos del a b d o ­
men.
Por encima del hueso hioides, com o por encima del ombligo, esta línea
alba perm ite una diátasis fisiológica para la masticación, la deglución (fig.
57).
Tem poral
Inspirado p o r Kam ina
Inspirado p o r Kamina
T F ig u r a 5 8
▼ F ig u r a 5 9
La cadena de flexión
La cadena de flexión
m
Las cadenas
m uscüi a rfs
Cazdenas
cru zadas
Cadenas de flexión
Músculos
gem iogloso
M ú scu los
gem ihoideo
Músculos
milohioideo:
Cemiogloso
Cemihoideo
Inspirado p o r Kamina
Inspirado p o r
Kamina
M úsculos omohioideo
▼ F ig u r a 6 0
▼ F ig u r a 61
La cadena de flexión
La cadena de flexión
Las cadenas de extensión CD E (Figs. 68 a 71)
• El transverso espinoso
• El transverso del cuello
• El sacrolum har cervical
c3
......E X T .C 7 ......
0
• El com plexo m a y o r.............
• El com plexo
m e n o ............... ..... EXT. C 3 ......
■
c
c
i*
T
O
• El recto m avor posterior
• El recto m e n o r o o ste rio r
rectus c a p iíis p o ste rio r m a io r
rectus c a n itis p o ste rio r m i ñ o r
' 9m
. E X T. O /A
\
A
w
mr
W“
W* W
~ ^r
w
w w Ww w
WWW
m ^LWW
La cadena posterior está form ada por la columna vertebral, los discos
y los músculos paravertebralcs.
La cadena articular está diseñada para responder a una función de
apoyo: discos-vertebras. El papel de las cadenas de extensión será perm i­
tir y controlar la movilidad de esta cadena articular. Por sus cortos m ús­
culos. también son el m otor que equilibra y atem pera el eje anterior.
La
c o lu m n a
c e r v ic a l
En el plano profundo, los músculos grandes rectos posteriores y pe­
queños rectos posteriores sólo están dedicados a la unidad funcional:
occipucio - atlas - axis (equivalente del sacro L5-L4 en posición inverti­
da).
Analicemos ahora la función de las cadenas rectas de flexión y de ex­
tensión de la columna cervical.
Funciones de las cadenas rectas
El en rollam ie n to de la cabeza
La co n tracción de los
m úsculos su p ra e infrahioides ocasiona el e n ro lla m ie n ­
to d el raquis cervical y lleva
al m e n tó n a c o n ta c ta r con el
e ste rn ó n (fig. 62).
El hioides está e n s u sp e n ­
sión e n tre los m úsculos que
se ex tien d en del m e n tó n al
e s te rn ó n y del te m p o ra l al
o m ó p la to (fig. 63).
D u ra n te la co n tracció n , el
g ru p o m uscular m e n tó n -e s ­
te rn ó n se aco rta p e ro su r e le ­
vo h io id eo no se anterioriza,
se estabiliza p o r la tensión
excéntrica de los m úsculos
estilo-hioideo y om o h io id eo .
El e n ro lla m ie n to d e la c a ­
beza se facilita e n la posición
vertical p o r el peso cefálico.
E s te m o v im ie n to está e n to n ­
ces c o n tro la d o p o r las c a d e ­
nas de extensión q u e frenan
el enrollam iento.
F ig u r a 6 2
• • • • •
La
s
ca d en a s
m usculares
Estilohioideo
Suprahioideos
/
S
v
AV
)
V—^
f
J
ARR
/
Infrahioideos
Omohioideo
▼ F ig u r a 6 3
Hueso hioides
Escalenos
▼ F ig u r a 6 4
Enrollo
P e ro e n d e cú b ito dorsal o
d e sp u é s d e d e te rm in a d o s es­
fuerzos im p o rtan tes, a los
m úsculos hioideos los a y u ­
d a rá n los estern o cleid o m asto id e o s (E C M ) y los escale­
no s (fig. 64).
Los e stern o cleid o m asto id e o s y los escalenos sólo se
p u e d e n solicitar de u n a m a ­
n e ra excepcional, pues tie ­
nen o tra finalidad:
L
a
C O LU M N A C E R V IC A L
M
i l
- Los
esternocleid om asto id eo s están al
servicio de la cefalogiria, del sistem a d e
equilibrio;
- los escalenos tienen
so b re to d o una p rio ­
ridad respiratoria.
La mandíbula debe con­
siderarse com o un m iem bro
cefálico. Su análisis deberá
realizarse teniendo en cuen­
ta su relación centrada en el
temporal. Los problem as de
mal oclusión, de respirado­
res bucales, de fonación, de
deglución, podrán analizar­
se de forma lógica y cohe­
rente a partir de la organiza­
ción de las cadenas muscu­
lares.
▼ F ig u r a 6 5
Enderezam iento de
la colum na cervical
Relevo de la cadena recta
p o ste rio r del tronco y de la cadena
recta p o ste rio r de la colum na cervical
Igual q u e en la aproxim ación, el e n d e re z a m ie n to d e la c o lu m n a
cervical se organiza a p a rtir de raíces torácicas (zona de semifijación)
(fig. 65).
La m u scu la tu ra e n c a rg a d a del e n d e re z a m ie n to p a ra re s p o n d e r a
e sta fisiología d e b e r á insertarse en la c o lu m n a dorsal, subir hasta el
occipital o c u p a n d o u n a posición m edia. E s ta s e stru c tu ra s m usculares
d e b e rá n ser un relev o del ep iesp in o so y del diafragm a, m úsculos cla­
ves del e n d e re z a m ie n to del tronco.
Los com plexos c u m p le n estas condiciones (fig. 68).
D u ra n te el e n d e re z a m ie n to de la c o lu m n a cervical, el com plexo
m a y o r tiene:
A
»
La
s
cad en as
m usculares
- sus inserciones bajas: seis prim eras apófisis transversas dorsales
fijadas p o r el epiespinoso,
- sus inserciones m edias: C7 + D I + las apófisis tran sv ersas de las
c u a tro últim as cervicales, fijadas p o r el tran sv erso del cuello y el
sacro-lum bar.
Y F ig u r a 6 6
Unidad funcional del tronco
Com plexo
m ayor
C o m o q u e las inserciones bajas y
m ed ias son fijas, el c o m p le x o m ayor
p u e d e a c tu a r en sus inserciones altas
s o b re el occipital.
L a acción del c o m p lex o m a y o r es
c o m p le ta d a p o r la del c o m p le x o m e ­
nor.
Inserciones:
Epiespinoso
Y F ig u r a 6 7
- apófisis transversas d e las cu atro
últim as cervicales y p rim e ra d o r ­
sal.
La
Esplenio
del Id
cabeza
Esplenio
del cuello
c o lu m n a
c e r v ic a l
Transverso
del cuello
(Longissim us
cervicis)
Com plexo
(Sem ispinalis)
Angular del
omoplato
(Levator
capulae
Sacro-lumbar
(tlio co sta lis cervicis)
▼ F ig u r a 6 8
La cadena de extensión de ia colum na cervica l (según Kapandji)
- p a rte p o s te rio r d e la apófisis m astoides e inicio de la línea curva
occipital.
La acción del c o m p le x o m e n o r da m ás estabilidad y eficacia lateral
al e n d e re z a m ie n to cervical.
m
L a s c a d e n a s m u s c u la r e s
Com plexo mayor
(Sem ispinalis capitis)
Zona fibrosa
Zona fibrosa
(Según Bourdiol Ed. Maisonneuve
T F ig u r a 6 9
A n o ta cio n es: El c o m p le x o m a y o r p re se n ta d o s zo n as fibrosas al nivel
C3 y C7 (fig. 69).
C u a n d o las e stru c tu ra s m u scu lares se e q u ip a n con e le m e n to s fi­
brosos, es q u e a este nivel hay ten sio n es constantes. L as e stru c tu ra s se
a d a p ta n a la fisiología.
• • • • ■ • • • • • • • • • • • • • • • • A
La
c o lu m n a
c e r v ic a l
La z o n a fibrosa e n el
tercio su p e rio r parece
firm ar o m a rc a r un nivel
de
conv erg en cia
de
fuerzas v a lo ra n d o C3 y
el hioides, p la ta fo rm a
de la torsión. (V er h u e s o
hioides, pág. 119).
L a zo n a fibrosa si­
tu a d a a nivel de C7-D1
Transverso
Com plexo
del cuello
(Sem ispinalis)
p a re c e q u e c o rre s p o n d e
(Longissim us
a la p la ta fo rm a del e n ­
cervicis)
d e re z a m ie n to
cervical
(fig- 70).
E n efecto, a e ste n i­
vel, la acción del c o m ­
plexo m a y o r está a c o m ­
p a ñ a d a p o r la del tr a n s ­
v erso del cuello y del s a ­
cro-lum bar.
E l tran sv erso del
cuello y el ep iesp in o so
tie n e n u n a constitución
a n a tó m ic a idéntica (lá ­
m in as d e resorte). El
tra n sv e rso del cuello
Sacro-lumbar
(llio costalis cervicis)
u n ie n d o
las apófisis
tran sv ersas de D 5 a C3
deja libre C7 a lre d e d o r
T F ig u r a 70
(según Kapandji)
d e la cual se organiza.
Su acción se ve re fo rz a ­
d a la te ra lm e n te p o r la
del sac ro -lu m b a r (p o rc ió n cervical).
E s ta construcción m u sc u la r a lr e d e d o r d e C7, da valor a este nivel
c o m o p la ta fo rm a p a ra el e n d e re z a m ie n to .
P e ro la acción d e los c o m p le x o s obliga a la c a b e z a a p a rtic ip ar e n el
e n d e re z a m ie n to . D e ahí la n e ce sid a d d e u n a m u scu la tu ra a n ex a que
sólo p ro v o q u e el e n d e r e z a m ie n to cervical.
La
s
c a d en a s
m u scu lares
El tran sv erso del cuello y el sac ro -lu m b a r cervical tien en este p a ­
pel. E s tá n d e s c e n tra d o s con relación al eje m edio; p a ra d e ja r la t r a ­
yectoria d e m áx im a eficacia a los com plexos (peso de la cabeza), su
acción específica será v a lo ra d a en las latero-flexiones.
Ya q u e tien en u n a acción específica s o b re el e n d e re z a m ie n to , ¿ p o r
q u é estos m úsculos no tienen inserciones so b re las p rim e ra s v é rteb ras
cervicales?
C o m o la cabeza necesita in d e p e n d e n c ia , no d e b e r ser p a rasita d a
p o r los m o v im ien to s g ro sero s p ro c e d e n te s d e zonas inferiores. Por lo
tanto, se d e tie n e n las influencias inferiores a nivel d e C3 (p u e n te h a s ­
ta el occipital de los com plexos y de los E C M ). Incluso el tran sv erso
esp in o so d e tie n e su acción a nivel d e C3, e sta b le cie n d o el vértice d e la
p irá m id e d e los transversos espinosos a nivel d e la apófisis espinosa de
C2 u n a relación cualitativa y no d e fuerza con la p irá m id e invertida
co n stituida p o r los m úsculos sub-occipitales (fig. 71).
L a z o n a occipital-atlas axis ( O A A ) tien e su p ro p ia m usculatura,
q u e tien e c o m o base el cráneo.
E s tá c o m p u e sta p o r c u a tro m ú scu lo s re cto s (en relación con las c a ­
d en as de e x ten sió n ) y m úsculos oblicuos (en relación con las cadenas
cruzadas).
Su disposición y la fo rm a de su b razo d e palanca les d a n el control
del m o v im ie n to en to d a s las direcciones.
En con clusión
El e n d e re z a m ie n to d e la c o lu m n a cervical d e p e n d e del transverso
del cuello y del s a c ro -lu m b a r cervical. Si la c a b e z a está im plicada en
este e n d e re z a m ie n to , h a b rá participación de los com plexos. La zona
occipital-atlas-axis tien e su p ro p ia m u sc u la tu ra p a ra a se g u ra r su a u t o ­
nomía.
Si el e n d e r e z a m ie n to necesita un esfuerzo im p o rta n te , el trap ecio
su p e rio r (co m o q u e el o m ó p la to e stá fijado p o r las o tra s inserciones
de este m ism o m úsculo) p o d rá ser solicitado.
C o n él p u e d e c o la b o ra r el este rn o c leid o m asto id e o .
V o lu n ta ria m e n te no he c o m e n ta d o la función d e los espiem os, que
tienen s o b re to d a u n a acción d e deslordosis (v er m ás ad elan te).
La
c o lu m n a
c e r v ic a i
Oblicuo menor
(O bliquus cap itis superior)
Recto menor
(Rectus ca p itis p o ste rio r minor)
Recto mayor
(R e a a s ca p itis
p o s te rio r m a jo r)
Recto menor
(R ectu s ca p itis
Recto mayor
(R e cta s ca p itis
p o s te rio r m a jo r)
Oblicuo
menor
(Obliquus
capitis
superior)
Oblicuo
mayor
(Obliquus
capitis
in ferior)
espinoso
(Sem ispinalis
cervicis)
▼ F ig u r a 71
Los m úsculos sub-occipitales (según Kapandji)
Sin e m b arg o , en los c u a d ro s crónicos, los esp ie m o s d e la cabeza y los
escalen o s p u e d e n c re a r u n a hiperlordosis, c e rra d a p o r los esplenios
del cuello e sta b le cie n d o u n a hipercifosis dorsal alta (fig. 72).
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Esplenio de la cabeza
Escalenos
Esplenio del cuello
Esplenio de la cabeza
Escalenos
Aumento cifosis dorsal
▼ F ig u r a 72
Hundimiento cervical
Esplenio del cuello
S is t e m a a n t ig r a v i t a c i o n a l
Y DE AUTOCRECIMIENTO
E
x a c ta m e n te igual q u e ocu rría e n el tronco, h e m o s n o ta d o q u e el
e x ceso d e tensión en el e n c a d e n a m ie n to fo rm a d o p o r las c ad e n as
rectas lleva al h u n d im ie n to y al a u m e n to de las curvaturas.
A nivel de los d ife re n te s tra ta m ie n to s aplicados a la c o lu m n a c e r ­
vical, se te n d r á que vigilar q u e la longitud d e estas c a d e n a s m u scu la ­
res se conserve.
El a la rg a m ie n to d e estas c a d e n a s m usculares, es un p a r á m e tr o m ás
im p o rta n te q u e su cap a c id a d de acostarse. E s te a la rg a m ie n to es re c u ­
p e r a d o p o r el sistem a antigravitacional e n p ro v e c h o de u n a expansión
d e las estructuras.
Sistem a antigravitacional
É ste d e p e n d e de la a u sencia de cierre d e la c a d e n a estática y de las
c a d e n a s m usculares. Al escoger u n a posición re la tiv a m e n te en d e s e ­
quilibrio an terio r, el c u e rp o se a p ro v e c h a de los a p o y o s intra-torácicos e in tra -a b d o m in a les re c la m a n d o las fascias posteriores. E s to se
tra d u c e a nivel cervical e n la te n sió n vertical del lig am en to cervical
p o s te rio r (c a d e n a estática p o s te rio r) (fig. 73).
E ste créd ito d e longitud e n el sen tid o vertical lo p ro p o rc io n a rá la
dism inución de la a m p litu d sagital del lig am en to cervical. L o q u e es lo
m ism o q u e una deslordosis.
Solución económ ica, puesto
q u e se ap o y a so b re las c ad e n as
óseas, fasciales y el to n o m u s c u ­
lar d e los m o n o a rtic u la re s (vigi­
lancia).
Solución satisfactoria p ara
e v ita r la inercia y e n g e n d r a r fá­
cilm en te los m o v im ien to s d e la
cab e z a a p ro v e c h a n d o este d e s e ­
quilibrio.
Sistem a de
autocrecim iento
E s te sistem a utiliza ta m b ién
este d eseq uilibrio a n te rio r (peso
de la cab eza, de los dos tercios
hacia d e la n te de la línea de g ra ­
v e d a d ) y lo refuerza p o r la c o n ­
tracción d e los m úsculos de la ca ­
d e n a d e flexión.
El lig am en to cervical p o s te ­
rior, e n este e s q u e m a , se e n c u e n ­
tra e n e sta d o de tensión im p o r ­
tante.
El c rá n e o y el lig a m en to c e r­
vical p o s te rio r se c o n v ie rte n en
p u n to s re la tiv a m e n te fijos.
Las fibras m u scu lares del
c o m p le x o m a y o r se in se rta n en
este tab iq u e p o s te rio r (lig a m e n ­
to cervical posterior).
C o m o q u e la p a rte posterio r
d e este m úsculo es fija, las digita­
ciones a n te rio re s p u e d e n o c asio ­
n a r el b o rra m ie n to de la c u rv a tu ­
ra cervical (fig. 74).
• • •
L
Com plexo mayor
(Sem ispinalis capitis)
a
c o lu m n a
c e r v ic a l
Com plexo
Zona fibrosa
Zona fibrosa
(según Bourdiol Ed. Maisonneuve)
▼ F ig u r a 74
Sistem a de autocrecim iento
C a m b ia n d o los p u n to s fijos del m úsculo se p u e d e invertir su ac ­
ción: este sistem a d e a u to -crec im ie n to e n c u e n tra dos aliados eficaces:
el esplenio de la cabeza y el esp len io del cuello (fig. 75).
El esp len io de la cabeza y el esp len io del cuello d iferenciados en
a n a to m ía e n c u e n tra n su u n id a d de función e n el sistem a de auto-ere-
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Esplenio de
la cabeza
Esplenio
del cuello
▼ F ig u r a 75
Los esplenios (según Kapandji)
Angular del
omoplato
(Leva to r
scapulae)
cim iento. C u a n d o los
esplenios o b tie n e n un
p u n to fijo c ran e al y un
p u n to fijo dorsal, la r e ­
su ltan te d e su acción es
la deslordosis (fig. 76).
A n o ta ció n : Los es­
plenios se in sertan en
las apófisis transversas
de las p rim e ra s cervi­
cales (cuello) y en el
occipital (cabeza). La
p u e sta e n m a rc h a de
este sistem a b lo q u e a la
in d e p e n d e n c ia de la
cabeza.
La acción d e los e s ­
plenios a nivel d e la
lordosis cervical es si­
m ilar a la del c u a d ra d o
lu m b a r e n la lordosis
lum bar.
T am b ién es similar
a la acción de los isquiotibiales y d e los g e ­
m elos a nivel d e la lo r­
dosis del m ie m b ro in ­
ferior (la rodilla).
E sto s g rupos m u s­
culares p u e d e n ser lord o sa n te s o d e lo rd o san tes
D u r a n te el creci­
m iento, la c o lu m n a
cervical se rectifica,
a la rg a n d o la distancia
crán e o -tó ra x . E llo tien e c o m o consecuencia e le v a r la parrilla costal en
su p a rte a n te rio r (fig. 77).
La
co lu m n a
c e r v ic a l
▼ F ig u r a 76
A u tocreci miento
- p o r el eje d e fuerza: c o m p le x o m ayor,
- co n p lex o m a y o r, escalenos, se elev an las d o s p rim e ra s costillas,
- p o r el eje d e fuerza: e ste rn o c le id o m a sto id e o , se eleva la clavícu­
la (costilla cero).
E s ta p u e sta e n te n sió n de los e ste rn o c le id o m a sto id e o s (estu d iad o s
m ás a d e la n te ) y de los esplenios m u e s tra q u e el sistem a d e autocrecim ie n to es d e m a s ia d o especializado y sólo p u e d e fu n c io n ar al m áxim o
d e m a n e ra te m p o ra l, p u e s la c a b e z a p ie rd e to ta lm e n te su in d e p e n ­
dencia.
«E >
La
s
c a d en a s
m u scu lares
▼ F ig u r a 77
Relalción escaleno-com plexo
La
co lu m n a
c e r v ic a l
E s te análisis n o s co n firm a el p o sicio n a m ie n to d e los sistem as de
a u to c re c im ie n to (delo rd o sis) d e trá s de las lordosis v e rteb rale s (cervical-lum bar-rodilla).
Se c o m p re n d e a h o ra q u e la m usculatura prevertebral a n te rio r del
cuello (fig. 78):
- largo del cuello
- re cto v e n tral m e n o r.
- re cto ventral de la cabeza.
- re cto lateral de la cabeza.
sea p o c o im portante.
E sta discreción es n ecesaria p a ra q u e no haya conflicto con el eje
tráqueo-esofágico.
Si esta m u scu la tu ra no p u e d e te n e r un p a p el cuantitativo, tien e un
papel cualitativo d e “ g u a r d iá n ” del b u e n m o v im ie n to articular v e r te ­
bral (c o m o to d o m úsculo m o n o articu lar). N o es necesario que realice el
movimiento, sólo que lo controle. Por ello, tendrá un papel propioccptivo
en flexión pero tam bién en extensión.
T iene un p a p el sim ilar al tran sv erso esp in o so en el p la n o posterior.
C o n c lu sio n e s
E n el e s q u e m a estático te n e m o s un equilibrio e n tre los sistem as
re cto s y el sistem a anti-gravitacional (S A G ).
El sistem a anti-gravitacional fo rm a d o p o r las c a d e n a s óseas, fasciales y las m o n o -a rtic u la res es el e le m e n to resorte.
El sistem a re cto se c o n v ie rte en d o m in a n te e n el envejecim iento.
E n el e s q u e m a d inám ico hay un equilibrio entre:
- los sistem as c ru za d o s q u e e n g e n d ra n el m ovim iento.
- el sistem a recto q u e asegura el equilibrio a n te ro -p o ste rio r.
- y el sistem a anti-gravitacional.
C u a n to m ás se re cla m a el sistem a de a u to -crec im ie n to , m ás se fre ­
n a el sistem a de to rsió n y viceversa.
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • «
La
s
c a d en a s
m u scu la res
▼ F ig u r a 78
M úsculos a n teriores p reverteb ra les del cuello (según Kapandji)
L as
cad en as cru zad as
C o n el sistem a de e n ro lla m ie n to y de e n d e re z a m ie n to h e m o s visto
la o rg anización d el c u e rp o en el p lano sagital.
E l sistem a c ru z a d o asegura el m o v im ie n to d e torsión re sp o n d ie n d o
al m o v im ien to e n las tres d im e n sio n es del espacio.
C u a n to m ás el sistem a re c to se o rie n ta hacia la estática, m ás el sis­
te m a c ru z a d o se o rie n ta hacia el m ovim iento. E sto s d o s sistem as no
so n antagonistas, sino com p lem en tario s.
El sistem a c ru z a d o necesita al sistem a re c to p a ra ex p resarse y, e n
e ste sentido, el sistem a re cto p articipa e n el m o vim iento. El sistem a
re cto es la “c o n te n c ió n su av e” del m ovim iento.
El sistem a c ru z a d o d e la c o lu m n a cervical p re se n ta tres g ra d o s de
in d e p e n d e n c ia e n su relación con el tronco.
• Ir. grado: in d e p e n d e n c ia m áxim a.
A l e fe c tu a r el tro n c o un m o vim iento, la c o lu m n a cervical q u e d a
c o m p le ta m e n te libre p a ra c o m p e n s a r el p o sic io n a m ie n to del tro n c o y
c o lo car la c a b e z a e n la posición deseada.
• 2o. g ra d o : in d e p e n d e n c ia parcial.
La c o lu m n a cervical e stá im plicada p a rc ia lm e n te en el m o v im ien to
del tro n c o o de los m iem bros. Sólo el tríp o d e occipital-atlas-axis q u e ­
d a libre p a ra re e q u ilib ra r la cabeza. La influencia de las zo n as situadas
in fe rio rm en te se p ro p a g a hasta C3.
• 3r. grado: au sencia de in d ep endencia.
La c o lu m n a cervical y la c a b e z a se r e q u ie r e n p o r c o m p le to p a ra c o ­
o p e r a r con el m o v im ie n to del tro n c o y de los m iem bros.
La
s
ca d en a s
m u scu lares
Las cadenas cru za d a s an teriore s C C A
P a r te su p erio r
• El om ohioid eo D .....................
• El digástrico
1...........................
...HUESO HIOIDES......
............................
n
• El m ilohioideo I .......................
• El tem poral I (fx p o s t ) ...........
P arte inferior
• El gran pectoral D (fx sup)
.......HÚMERO D........... .................. pectoralis major
ESTERNÓN
• El SCMI..................................... ..... TEMPORAL 1..........
Las CC A de la colum na cervical vienen a continuación de las C C P del
tronco. Recordemos.
• E l c u a d r a d o l u m b a r a I .................................
fib ra s ilio -lu m b a re s 1
• E l h a z i l i o - l u m b a r 1 .........................................
m asa com ún
a D .........................
f i b r a s c o s t o - l u m b a r e s D ..........................
• E l c u a d ra d o lu m b a r
se rra tu s p o ste rio r in fe rio r
• E l s e r r a t o d o r s a l c a u d a l I ) .........................
• L o s in te rc o sta le s c o rre s p o n d ie n te s
E n la c e con l a c in tu r a escapui.ar
• E l t r a p e c i o i n f e r i o r D ......................... ..OMOPLATO.
• E l p e c t o r a l m e n o r D ...........................
• E l t r i a n g u l a r d e l e s t e r n ó n D ............... ..ESTERNÓN.. ...................t r a n s v e r s u s
E nlace con
el miembro superior
th o ra c is
c l a v ic u l a
• E l d o r s a l a n c h o ..................................................
•
El o e c t o r a l m a y o r.....................................
m
w
M
J
E n la c e c o n las c a d e n a s d e la c o lu m n a cervical y d e los m ie m b ro s s u p e rio re s
• • •
La
c o lu m n a
c e r v ic a l
Digástrico
(D igastricus)
Omohioideo
(Om ohyoideus)
▼ F ig u r a 79
Cadena cru zada
a n terio r izquierda
Y F ig u r a 8 0
Cadenas cru za d a s
anteriores
Inspirado por Kamina
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Omohioideo
(Om ohyoideus)
Esternocleidohioideo
Omoplato derecho
Húmero derecho
Temporal izquierdo
Estilohioideo
(Stylohyodeus)
Digástico
(D igastricus)
E.C.M .
Dorsal ancho
Gran dorsal
(La tissim u s d o rsi)
Cuadrado lumbar
(Q uadratus lum borum )
Fibras ilio-lumbares
Ilíaco izquierdo
Elevador del ano
Perineo
C.D .O .
Miembro
inferior
Pie
▼ F ig u r a 81
Cadena cru za d a a n terio r derecha de la colum na cervical
Cadena cru za d a p o sterio r izquierda del tronco
La
c o lu m n a
T F ig u r a 8 2
Las cadenas cru za d a s a n te rio re s de la colum na cervica l
Las cadenas cru za d a s p o sterio res del tronco
Las cadenas de ap ertu ra de lo s m iem bros in ferio res
c e r v ic a l
• « • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • a *
: ■
L
as
ca d en a s
m u scu lares
Las cadenas cru za d a s p o ste rio re s CCP
P arte superior
• Los escalenos D....................
...... TEMPORAL 1......
* El espíenlo de la cabeza I
• El oblicuo menor 1................
• El oblicuo mayor
1................
W
o b licu a s c a p itis su p e rio r
P arte inferior
* El trapecio (F x 1-2).............
• El angular D .........................
• El romboide I)
...... TEMPORAL 1......
• El esplenio del cuello 1......... ....... OCCIPUCIO......
• El esnlenio de la cube/a 1
Las C C P de la columna cervical vienen a continuación de las CC A del
tronco. Recordem os
• El oblicuo m enor L ..........
• Los intercostales int. I
............................. T Ó R A X ...........
* El oblicuo m ayor 1...........
• Los intercostales ext. 1) .
• El serrato a n terio r D
..............OMOPLATO....
• El rom boide 1 )..................
• El pectoral m ayor D ........
• El red o n d o m ayor D ....... ............... HÚMERO......
• FJ romboide 1)
obliatius internus abdom inis
obliquus extem us abdom ini
Inicio d e las C C P del cu ello
L
a
c o lu m n a
c e r v ic a l
A n g u la r d e l o m o p la to
(Levato r capulae)
Romboides
(Rhom boideus)
Serrato anterior
(S e rra tu s a nterior)
▼ F ig u r a 8 3
La cadena cruzada
a n te rio r del tronco
Esplenio de
la cabeza
Esplenio
del cuello
Escalenos
(Scalenus)
Angular de la escápula
(Levato r scapulae)
Serrato anterior
(se rra tu s anterior)
C .C .A . del tronco
▼ F ig u r a 84
La cadena
cru zada p o sterio r
CE»
•• • •
La
s
• • • • • • • • • • •
c a d en a s
• • • •
m u scu lares
▼ F ig u r a 8 5
cadena cru za d a p o ste rio r de la colum na cervical
L
a
co lu m n a
▼ F ig u r a 8 6
Las cadenas cru za d a s p o sterio res de la colum na cervical
La s cadenas cru za d a s a n teriores del tronco
La s cadenas de cie rre de los m iem bros in ferio res
c e r v ic a l
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • a
La
s
c a d en a s
Temporal
izquierdo
m u scu la res
CCA
Cuello C
Om plato
derecho
Iliaco
izquierdo
Rótula
CCP
Cuello C
ATM
izquierdo
CCA
Tronco
Escápulohúmero
derecho
Ombligo
L3 ombligo
Rótula
Loxo
femoral
izquierdo
Rótula
CDO
M. Inf.
CDF
M. Inf.
1" dedo
Pie
Pie
1" dedo
5’ + l- d e d o
Suelo
Suelo
▼ F ig u r a 8 7
Las cadenas cru zadas
C entro de lo s m o vim ie n to s
de torsió n
▼ F ig u r a 8 8
Las cadenas cruzadas
El m o v im ien to de torsión
te n d r á un m á x im o d e am plitud
en el vértice d e la c u rv a tu ra c e r ­
vical C3 (fig. 89).
¿ Q u é se e n c u e n tra d e la n te
del cuello?
El hioides que, c o m o el o m ­
bligo, es el p u n to de c o n v e rg e n ­
cia de las fuerzas d e e n ro lla ­
m ie n to y de torsión.
E sta zo n a d e convergencia de
las fuerzas facilitará el m ovi­
m ie n to d e torsión a este nivel.
T a n to C3 c o m o L3 son p la ta ­
fo rm as de torsión.
El c e n tro de torsión está en el
nivel C3 h u e s o hioides, al vértice
d e la línea de gravedad.
Cara anterior
▼ F ig u r a 8 9
Hueso hioides
El h u eso hioides
D e la m ism a fo rm a q u e el e stu d io de las c a d e n a s c ru zad as del t r o n ­
co n o s c o n d u c e a an alizar la im p o rtan cia de la línea alba y del o m b li­
go, el e stu d io de las c a d e n a s c ru zad as cervicales nos conduce a a n a li­
z a r el hioides (fig. 89).
La
s
c a d en a s
m usculares
C artilaginoso, tien e u n a fo rm a cóncava hacia a trá s p a ra p ro te g e r el
eje esó fag o -tráq u ea.
Si está h e c h o p a ra p ro te g e r este eje, en los m o v im ie n to s de torsión
n o hace falta q u e c o m p rim a o constriña.
Las inserciones d e los m úsculos q u e salen del hioides le p e rm ite n
c u m p lir estas condiciones. Los m úsculos a n te rio re s su p ra y infrahioideos le a se g u ran u n a te n d en c ia a la anteposición. E sta te n d en c ia es
eq u ilib ra d a p o r los m úsculos posteriores:
- estilohioideo,
- om ohioideo.
E n un m o v im ie n to de flexión, la c o n tracción de los m úsculos a n t e ­
riores s e p a ra al hioides d e la c o lu m n a cervical, p o r lo ta n to , no hay
com p resión.
▼ F ig u r a 9 0
E n un m o v im ie n to d e ex ten sió n (lordosis), el e stira m ie n to d e esta
m ism a m u scu la tu ra a n te rio r asegura la liberación a n te rio r del hioides.
▼ F ig u r a 91
La
co lu m n a
c e r v ic a l
Al e sta r e q u ilib ra d o p o r los m úsculos p o sterio res y anteriores, el
hioides es casi estable.
E n los m o v im ie n to s de flexión lateral, volvem os a e n c o n tr a r esta
v o lu n tad de estabilid ad a través del análisis d e los m úsculos a n te rio re s
izquierdos y derechos. L a fisiología hace del hioides un p u n to estable
d e convergencia d e fuerzas. E n el análisis d e las c a d e n a s m usculares,
volvem os a e n c o n tr a r la necesidad de h a c e r e v o lu cio n a r este cruce de
línea de fuerzas hacia lo fibroso.
C o m o q u e este om bligo cervical tien e ig u a lm e n te un papel p r o te c ­
tor, volvem os a e n c o n tr a r la necesidad fisiológica de u n a construcción
cartilaginosa.
V F ig u r a 9 2
M o vim ie n to de to rsió n
C o n te m p la n d o la organización g e o m é tric a de estos m úsculos hioideos, se ve la posibilidad q u e tienen de d e s e n c a d e n a r los m ovim ientos
d e torsión (fig. 93).
• El o m o h io id e o sale del o m ó p la to p a ra llegar al hioides, así c o m o
el oblicuo m e n o r del a b d o m e n sale de la cresta ilíaca p a ra unirse
con el sistem a recto anterior.
• El m ilo h io id eo o p u e sto c o n tin ú a este sistem a c ru z a d o del hioides
e n la c a ra in te rn a del m axilar inferior, así c o m o el oblicuo m a y o r
o p u e sto te rm in a en la p a rte in ferior de la parrilla costal.
L
as
ca d en a s
m u scu lares
• Los músculos digástricos en esta cadena cruzada resultan indispen­
sables para reequilibrar, por la cabeza anterior o posterior, el cen­
trado del hueso hioides en estos movimientos de torsión. Si se estu­
dia de forma analítica estos músculos digástricos, su fisiología es di­
fícil de delimitar. Por lo tanto, en el sistema de cadenas cruzadas es­
tos músculos resultan indispensables. El músculo temporal opuesto
(fascia posterior) finalizará esta cadena cruzada sobre le temporal.
A n o ta ció n : Im p o rta n c ia de los m úsculos o m o h io id e o s p a ra la hem o d in ám ic a del tiroides (fig. 94).
E n cada fase re sp irato ria, los m o v im ien to s torácicos re p e rc u te n s o ­
b re el o m ó p la to e in d ire c ta m e n te s o b re el hioides p o r la relación con
los om ohioideos.
La
co lu m n a
c e r v ic a l
E sta relación e c o n ó m i­
ca se hace p o r la vaina fascial de los m úsculos cita­
dos.
La respiración torácica
p o r m e d io de los om o h io id e o s ejerce una acción de
b o m b e o so b re el tiroides.
E stos m úsculos o m o h io id e o s son los catalizadores
d e la función tiroidea.
N o o b stan te, e sta re la ­
ción o m ó p la to -h io id e s p o ­
dría convertirse e n lesiva
si el o m ó p la to a d o p ta ra
u n a posición d e m a s ia d o
baja.
E s te riesgo d e lesión es
c o n tro la d o p o r el a n g u la r
del o m ó p la to . R e g u la rá la
posición del o m ó p la to p a ­
ra q u e el o m o h io id e o no
▼ F ig u r a 9 4
se convierta en lesional
M úsculo omohioideo
(relación e n tre hioides y
m u sc u la tu ra posterior).
E s te p a p el especial­
m e n te im p o rta n te del a n g u la r del o m ó p la to justifica las inserciones de
este m úsculo so b re las apófisis tran sv ersas de las c u a tro p rim e ra s c e r ­
vicales. E s el único m úsculo de la n u ca q u e p u e d e p o n e r en cuestión la
in d e p en d e n cia del nivel occipital-atlas-axis, p e r o la im p o rtan cia cu ali­
tativa de su papel lo justifica.
Se p u e d e d e d u c ir d e ello, e n un p lano práctico, q u e n o se te n d rá
q u e in te rv e n ir a ciegas e n u n a c o n tra c tu ra del a n g u la r del o m ó p lato .
U n a c o n tra c tu ra m u s c u la r siem pre es necesaria, inteligente. Es un cie­
rre de seguridad. Sólo se p u e d e tr a ta r u n a c o n tra c tu ra d e sp u é s de h a ­
b e r c o m p re n d id o su necesidad.
T ra te m o s las cau sas y se p o d rá n m e jo ra r los efecto s de las contractu ras sin d esestabilizar al sujeto.
Las
c a d en a s
m u scu lares
E n resum en: las c a d e n a s c ru zad as d e la c o lu m n a cervical d e jan li­
bres los niveles occipital-atlas-axis. El a n g u la r del o m ó p la to es un e le ­
m e n to d e seguridad.
El nivel occipital-atlas-axis conserva to d a v ía un cierto g ra d o de li­
b e rta d a través de su p ro p io sistem a cruzado.
Sistem a cruzado superficial cráneo-atlas-axis
E s tá fo rm a d o p o r los e ste rn o c le id o m a sto id e o s y los m úsculos suboccipitales (fig. 95).
L os e ste rn ic leid o m asto id e o s pasan en p u e n te d e la n te d e to d a la
c o lu m n a cervical c o m o si no quisieran te n e r relación con los d em ás
m úsculos cervicales p a ra no s e r parasitados.
E n efecto, p o r sus inserciones m a sto id e a s y occipitales, los e s te r n o ­
c leid o m a sto id eo s p u e d e n colocar la c a b e z a de fo rm a in d e p e n d ie n te
del p o sic io n a m ie n to d e la c o lu m n a cervical C3-C7.
Se ha visto, e n la introducción del sistem a c ru z a d o cervical, que la
c o lu m n a cervical sufría influencias del tro n c o hasta C3, p e ro q u e el
tríp o d e occipital-atlas-axis g u a r d a b a u n a facultad d e in d ep endencia.
Los e ste rn o c le id o m a sto id e o s funcionan en sinergia con los m ú s c u ­
los sub-occipitales, los cuales, a p a rtir de C2, fo rm a n una p irá m id e in ­
vertida.
J u g a n d o sobre el peso d e la cabeza, los e ste rn o c leid o m asto id e o s
p u e d e n ser flexores o e x ten so re s - ro ta d o re s - lateroflexores. E sto s
m o v im ie n to s e stá n c o n tro la d o s y a d a p ta d o s p o r los m úsculos sub-occipitales.
E n la m ayoría d e las ocasiones los e ste rn o c le id o m a sto id e o s a se g u ­
ra rá n la h o rizo n ta lid ad de la m ira d a y la b u e n a situación de los c a n a ­
les sem i-circulares del o íd o in te rn o sea cual sea la posición d e la c o ­
lum na cervical.
A c a b a m o s de ver la relación e n tre la vista, el o íd o in tern o , los es­
te rn o c le id o m a sto id e o s y los m úsculos sub-occipitales. P e ro en c o n tr a ­
p a rtid a se p u e d e n c o m p r e n d e r los tra s to rn o s q u e p u e d e n instalarse a
consecuencia de u n a lesión m ecán ica cervical sub-occipital e n este sis­
te m a in te rd e p e n d ie n te .
La
co lu m n a
c e r v ic a l
Oblicuo dorsal menor
(O bliquus ca p itis sup erior)
Recto dorsal menor
(Rectus capitis p o ste rio r m inor)
. .
.
Recto dorsal mayor
(R e ctu s ca p itis
p o s te rio r m a jo r)
n
Recto dorsal menor
(R gaus
f<J
Recto dorsal mayor
(R e ctu s ca p itis
p o ste rio r m a jo r)
Oblicuo
dorsal
menor
(Obliquus
capitis
sup erior)
Oblicuo
dorsal mayor
(Obliquus
capitis
in ferior)
Transverso
espinoso
(Sem ispinalis
cervicis)
▼ F ig u r a 9 5
Sistem a cruzado profundo
E ste sistema, m uy fo rz ad o a nivel de las estructuras, sólo se p u e d e
utilizar en las torsiones im p o rta n te s o e n las influencias p ro fu n d a s c o ­
m o las escoliosis.
-v i
Las
ca d en a s
m usculares
Las actitudes escolióticas utilizarán los sistem as cruzados s u p e rfi­
ciales m ien tra s q u e las escoliosis to m a r á n las vías del sistem a p r o f u n ­
do.
La flexión a n te rio r n o llega a b o r r a r la rotación.
E n este sistem a, los m úsculos m ás im p o rta n te s son los escalenos: se
les p u e d e lla m a r “ los p soas de la c o lu m n a cervical” .
Sus inserciones en las d o s p rim e ra s costillas hacen q u e ningún m o ­
vim iento del tro n c o no deje in d iferen te la c o lu m n a cervical.
Si los escalenos son reclam ad o s p o r un esfu e rz o im p o rta n te , la c o ­
lu m n a cervical se co lo ca rá e n la posición q u e le d a rá la ren tab ilid ad
m áxim a, es decir, la cifosis (co m o el psoas a nivel lum bar, las fibras en
a b a n ic o se colocan a igual lo n g itu d ) (fig. 96). A c tú a n con las c a d e n a s
d e flexión.
▼ F ig u r a 9 6
• • • • • ■ • • • • • • • • ■ • • • • • a *
La
c o lu m n a
c e r v ic a l
Anterior 3-4-5-6
Medio 2-3-4-5-6-7
Posterior 4-5-6
▼ F ig u r a 9 7
Escalenos
Si los escalenos, al co ntrario, sufren un p o sicio n a m ie n to del tronco,
s e rá n víctimas del e s q u e m a y te n d re m o s u n a h iperlordo sis cervical
(fig. 97). A c tú a n c o n las c a d e n a s d e extensión.
L as acciones d e los escalenos están c o n tro la d a s a nivel p o ste rio r de
la c o lu m n a cervical:
- e n el p la n o sagital p o r los com plexos (fig. 98).
- e n el p la n o fro n tal p o r la flexión lateral m endiante:
■ • • •
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Com plexo mayor
Anterior 3-4-5-6
arteria subclavia
Medio 2-3-4-S-6-7
Posterior 4-5-6
T F ig u r a 9 8
(según Bourdiol)
• el tran sv erso del cuello
• el sac ro -lu m b a r cervical (fig. 99).
L
a
c o l u m n a
c er v ic a l
- en el p la n o horizontal, p o r la rotación m e d ia n te los esplenios
(fig. 100).
L as influencias d e los
escalenos están c o m p le ta ­
m e n te co n tro la d a s e n el
p la n o p o ste rio r y se te n ­
d rá so b re to d o una resu l­
ta n te d e estabilización y
d e refu erzo de la c o lu m n a
cervical.
C u a n d o el sistem a c ru ­
z a d o superficial es el ú n i­
co e n acción, el sistem a
c ru z a d o p ro fu n d o consoli­
d a p a siv a m e n te la c o lu m ­
n a cervical.
C u a n d o el sistem a c ru ­
z ad o p ro fu n d o se hace ac ­
tivo, el escaleno provoca
una torsión im p o rta n te de
la c o lu m n a cervical en c o ­
laboración con los e s p le ­
nios (v er e sq u e m a).
V olvem os a e n c o n tra r
la m ism a fisiología p a ra el
sistem a c ru z a d o p ro fu n d o
de la c o lu m n a lu m b a r con
el p soas - c u a d r a d o lu m ­
b a r - dorsal mayor.
L as actitudes escolióticas pasan p o r el sistem a
c ru z a d o superficial, la fle­
xión hacia d e la n te elim i­
n a rá la ro ta ció n al no estar
su je ta d a p o r el sistem a
Sacro-lumbar (porción cervical)
(llio costalis cervicis)
▼ F ig u r a 9 9
(según Kapandji)
• • • •
L
as
ca d en a s
m u scu lares
c ru z a d o profundo. P o r el c o n ­
trario, las escoliosis utilizarán
estas vías p ro fu n d a s forzadas.
La relación escalenos-esplenios (inserción e n el occipi­
tal y p rim e ra cervical) parasita rá la in d e p e n d e n c ia cefálica.
R a d io ló g ica m en te, ¡se e n ­
c u e n tra n occipitales bajos u n i­
lateralm en te!
¿ C ó m o es posible q u e la
h o riz o n ta lid a d d e la m ira d a y
el p o sicio n a m ie n to del oído
Esplenio de
la cabeza
in te rn o e sté n a se g u rad o s?
¿ N o h ab ría u n a posibili­
▼ F ig u r a 1 00
d a d últim a d e c o m p e n s a r
Relaciones escalenos-esplenios
p o r una torsión c ra n e a l?
P a ra la claridad d e la e x ­
posición so b re las c a d e n a s m usculares, m e v e o obligado, en u n a pri­
m e ra e ta p a , a no a b o r d a r la p ro lo n g ació n del m e c a n ism o craneal.
Escalenos
William G. S u th e rla n d ha p u e s to e n claro, d e sd e co m ien zo s de si­
glo, la im p o rta n c ia de la biom ecánica d e e sta esfera craneal. E n los li­
b ros L 'o sté o p a th ie cránienne, O p h ta lm o lo g ie et o stéo p a th ie, se m u e s ­
tra la im p o rta n c ia del m e ca n ism o c ran e al con las relaciones n e u ro v e getativas, sensoriales, h o rm o n a le s y motrices.
Se verá igualm ente la influencia d e sc en d e n te del m ecanism o cráneosacro so b re las cifosis, lordosis y escoliosis a través del sistem a fascial.
En nuestros tratam ientos deberem os estirar, flexibilizar el plano su­
perficial para que no moleste. E n los individuos que practican mucha
musculación, o que presentan contracturas, se observa:
- una rigidez exagerada de la columna cervical
- una compresión de los discos, articulares posteriores, vértebras.
Es la lógica de la artrosis, de las protusiones. de las neuralgias cérvicobraquiales.
Nos podemos plantear la siguiente cuestión, ¿no serían estas fuerzas
de compresión la base de muchas hernias cervicales e incluso de estre­
cham iento del canal medular?
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • a *
L
a
c o lu m n a
c e r v ic a l
Las estadísticas parecen responder positivamente a esta pregunta.
Muchas mujeres presentan protusiones discales (no traumáticas) en
cervicartrosis crónicas. E n estas pacientes se observa a m enudo dolores
cervicales cíclicos. Es im portante recordar que en el embrión, el diafrag­
ma se despega del nivel cervical antes de descender al tórax. Cualquier
tensión del diafragma, resultando de influencias viscerales, se traducirá,
vía los enlaces neurológicos, en tensiones reflejas en los músculos de la
columna cervical. Estas cervicartrosis crónicas no gustan de un trata­
m iento m anual de la columna cervical: se crea una especie de rechazo tisular aunque la persona desea alivio.
E n este caso, pro b ar lo siguiente: m asajear el abdom en, liberar todas
las tensiones internas, tratar el diafragma y cuidar un detalle muy im por­
tante, que la persona no coja frío ya que las personas con este problema
son sistemáticamente frilosas.
C uando la persona se levante de la camilla, aunque no le hayamos to­
cado directamente la columna cervical com entará «su tratamiento m e ha
relajado m ucho, siento m i cabeza m ucho m ás ligera y la colum na m ás flexi­
ble».
H abrem os tratado las causas; la columna cervical en estos casos es la
víctima: no hace falta tocarla.
E n las cervicartrosis crónicas estas fuerzas de compresión predisponen
al hundim iento y. sobre todo, a la extensión del disco que podrá dar una
imagen de profusión a m en u d o denom inada hernia. Más allá de las her­
nias traumáticas, las hernias crónicas parecen tener su lógica y esto es
muy im portante p ara que nuestros tratam ientos desm ontan este perverso
mecanismo.
La fase siguiente en la cronicidad podrá ser el estrechamiento del canal
m edular. El cuerpo vertebral, el disco, las articulares posteriores bajo el
efecto de las fuerzas de aplastamiento constantes (hipertonicidad muscu­
lar) se extienden tom ando la forma de pata de elefante.
El canal medular, lógicamente, disminuirá. Este problem a está p re ­
sente en una elevada proporción en los jugadores de rugby que musculan
intensam ente la columna cervical para evitar los esguinces cervicales. A
este mecanismo destructivo se añaden a los impactos.
E n tre las personas que hace años que han dejado la práctica deportiva
se observa una columna cervical que parece hundirse en los hom bros y
cuyos movimientos son cada vez más limitados, con frecuentes bloqueos
vertebrales. A pesar de contar con una im portante masa muscular no pue-
La
s
c a d e n a s
referencias normales
m u s c u la r fs
I ' t i e m p o c o m p r e s i ó n d is c a l
- p r o t u s i ó n c r ó n ic a
- d e s h i d r a t a c i ó n d e l d is c o
- CDE compresión posterior
-
CDF c o m p r e s i ó n a n t e r io r
CDE+CDF: c o m p r e s i ó n g lo b a l
CDE+CDFI: c o m p r e s i ó n I
CDE+CDFD: c o m p r e s i ó n D
2 ’ tie m p o c o m p re sió n ósea
- a p la sta m ie n to del cu erp o
v e rte b ra le x te n sió n
- a p l a s t a m i e n t o d e la s a rtic u la re s
p o sterio re s-e x ten sió n
- d e f o r m a c ió n e n p a t a d e e l e f a n te
- tensiones ligamentosas constantes
-• osteofitosis
- p ic o s d e p a p a g a y o
- d e f o r m a c i ó n d e l orificio d e c o n ju g a c ió n m e d u la r
P r o tu s ió n
E s ta b le c im ie n to d e l can al
▼ F ig u r a 101
den movilizar naturalm ente la columna cervical, ya que la musculatura
profunda no puede realizar cualitativamente los movimientos.
El estrecham iento del canal m edular corresponde también a las m uje­
res sufriendo cervicalgias crónicas en relación con tensiones de la cadera
estática visceral (pelvis-abdomen-tórax) desde hace ya varios años.
E n estos casos, las causas no son deportivas, pero se encuentra una hipertonicidad de la musculatura cervical de origen refleja.
Estas contracturas ocasionan lógicamente una mala troficidad muscu­
lar, osea, neurom eningea a la fase de la atrofia muscular, de la artrosis y
de neuralgias crónicas.
E n consecuencia, después de:
- tratar las causas de las contracturas cervicales
- estirar y relajar las tensiones musculares,
se deberá trabajar el plano profundo de las cadenas cervicales para
que recuperen su trabajo propioceptivo.
El trabajo propioceptivo, rítm ico, de los músculos profundos, en cual­
quier nivel del cuerpo es la garantía de una mejor fisiología articular y de
una mejor fiabilidad.
Tercera parte
LOS MIEMBROS
SUPERIORES
La
C o m p o s ic ió n de
la cadena e s tá tic a
• Las ap o n eu ro sis cran eales
• Las ap o n eu ro sis cervicales
• L a ap o n eu ro sis d el trap ecio
• La ap o n eu ro sis y las lám inas
del deltoides
• E l ta b iq u e in term u scu la r ex ter­
no d el brazo
• E l ta b iq u e in term u scu la r in ter­
no del brazo
• La ap o n eu ro sis b raq u ial
• E l ta b iq u e in teró seo del a n te ­
b razo
• La ap o n eu ro sis an tib ra q u ial
• Las ap o n eu ro sis p alm ares
• Las ap o n eu ro sis d e los d e d o s
▼ F ig u ra 102
La ca den a estática
c a d e n a e s t á t ic a
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Y F ig u r a 103
La cadena estática
La cadena estática del m iem bro superior sirve de suspensión. U ne el
extrem o de los dedos a la cintura escapular, al cuello y a la cabeza (extre­
m o superior del cráneo).
La cadena estática del m iembro superior es un guante “fascial”, unido
a la aponeurosis del deltoides (reforzado por láminas verticales).
Existe una continuidad anatómica en esta cadena conjuntiva desde la
m ano hasta las aponeurosis pectorales, cervicales y craneales.
Esta cadena estática se completa en profundidad por las diferentes
vainas musculares, vasculares y nerviosas.
E n consecuencia, será el centro de neuralgias cuyo origen puede ser
cardíaco, pulmonar, costal, dorsal, cervical, craneal.
L a neuralgia del canal carpiano pocas veces es problem a del canal car­
piano. Exceptuados los traumatismos que pueden pertu rb ar la anatomía
del carpo, la neuralgia del canal carpiano está en relación con las tensio­
nes de la cadena estática que crean un “ ahogo” vascular y muscular.
• • • • • • • • • • ■ • • • • • • • • • • • • a *
L O S M IE M B R O S SUPERIORES
Este síndrome del canal carpiano, después de hacer un diagnóstico so­
bre su origen, sobre su lógica, responde muy bien y de form a correcta al
tratam iento de esta cadena estática. La operación sólo está indicada de
forma excepcional.
O bservem os la importancia de esta cadena estática (conjuntiva) para
el drenaje venoso, linfático, pero también para la cadena neuro-meníngea
(neuralgias cérvico-braquiales).
Piel
Celdillas palmares
Aponeurosis palmares
Aponeurosis de los dedos
“guantes fasciados"
Y F ig u r a 104
La cadena estática
La
c a d e n a d e f l e x ió n
Com posición de la cadena de flexión
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
l
El deltoides 1° f .........................................
E l coraco brauu ial......................................
E l braquial a n te r io r .................................
El bíceps c o r to ..........................................
El bíceps la r g o ..........................................
El palm ar m e n o r ......................................
El palm ar mayor.......................................
El cubital a n te rio r.....................................
El flexor com ún superficial........................................ fle x o r digitorum superficial is
E l flexor com ún p ro fu n d o ......................
El flexor largo del I ..................................
El flexor corlo del I ..................................
Los interóseos dorsales........................... .......................... Ínter ossei dorsales manus
Los interóseos D alm ares......................... ........................ inter ossei Dalmares manus
. ...............................................................................:.................................. i
La cadena de flexión provoca:
•
•
•
•
la
la
la
la
flexión
flexión
flexión
flexión
del hom bro
del codo
de la muñeca
de los dedos
La
s
c a d e n a s
m u sc u la r es
Bíceps corto
Bíceps largo
(Bíceps b ra ch í longus)
(bíceps brachii
brevis)
\
Coracobraquial
\(c o ra co
I
X bra■ I
\ c h ¡ a l¡s )l
Tendón
del
bíceps
Tendón braquial anterior
(Bíceps b ra ch í longus)
Expansión del bíceps
Expansión del braquial anterior
Bucle para la cabeza radial
▼ F ig u r a 1 05
La cadena de flexión (según Brizon y Castaing)
E n estática la cadena de
flexión hiperprogramada im­
plicará al flexum.
R em arcar en la figura n°
106 el tendón de la porción
larga del bíceps. ¿Cuál es su
utilidad?
El bíceps largo se inserta
en el om oplato y en el a n te ­
brazo. Su contracción im­
plica autom áticam ente una
elevación de la cabeza del
húmero. Esta acción es
completada por el bíceps
corto y el coracobraquial.
El tendón del supraespinoso no puede ser el “descensor” que le im putan los
libros de anatomía. Este pe­
queño músculo horizontal
no puede, por el extrem o de
su tendón, oponerse a las
fuerzas del húm ero que le
son perpendiculares.
Por el contrario, el te n ­
dón largo del bíceps en la
corredera bicipital se refle­
ja sobre el toquíteo.
A este nivel se producirá una resultante de descenso y anulará su com ­
ponente de elevación (fig. 109).
La presencia de una vaina serosa alrededor de un tendón significa la
posibilidad de tener una com ponente de presión perpendicular en el senti­
do del deslizamiento. El tendón q ued a así protegido (ver tom o 4: la acción
de los músculos retrom aleolares del tobillo).
Esta acción de descenso puede inhibirse si hay una tendinitis o una sinovitis en la corredera bicipital. E n este caso se observa una elevación sis­
temática de la cabeza del húmero. Si m anualm ente se baja esta cabeza, la
resultante de las tensiones musculares perm itirá rem o n tar el hom bro de
• • • • •
L O S M IE M B R O S SUPERIO RES
forma automática com o cuan­
do el sistema de descenso está
inhibido. El tendón del supraespinoso puede irritarse bajo
el acromio y se notará una
contracción de este músculo
sin que se observe un descen­
so de la cabeza.
El supraespinoso juega un
papel accesorio de descenso
sólo cuando la abducción del
brazo está avanzada. Si esta
▼ F ig u r a 1 06
La corred era bicipital
▼ F ig u r a 1 0 7
La cadena de flexión
(según Brizon
y Casting
La
s
c a d en a s
m u scu lares
Flexor común
superficial
(Flexor
digitorum
su p erficia lis)
Plano
superficial
Plano
profundo
Flexor
común
profundo
(Flexor
digitorum
p ro fu n d u s)
(
,
/
Mús­
culo
digástrico
para la
prona­
ción
Flexor
largo del I
(Flexor
▼ F ig u r a 108
La cadena de flexión
(según Brizon
y Casting
inflamación en la corredera bicipital persiste, se podrá registrar la dete­
rioración del tendón del supraespinoso que puede perforarse, y la con­
tracción del cuerpo muscular que provocará su atrofia (lo mismo puede
aplicarse al deltoides).
Muchas veces he observado en unos individuos que han jugado al te­
nis una periartritis el hombro, desde el día siguiente, con ascensión de la
cabeza del humero.
D urante la abducción, el om oplato sigue al húm ero y se eleva para
com pensar la pérdida de movilidad escapulohumeral.
E n el interrogatorio, el paciente precisa que el dolor aparece durante
la noche o al despertar, mientras que el día anterior o la víspera no tenía
ningún problema. Precisa que incluso hubiera podido jugar al tenis sin
problema.
E n general, es un sujeto que tiene entre 35-50 años de edad, dinámico,
pero que no practica regularm ente deporte. Jugando al tenis, el hom bro
se ve muy solicitado y este agotam iento se traduce, en las horas siguientes
L O S M IE M B R O S SUPERIO RES
Resultante del
tendón largo del
bíceps: descenso
de la cabeza del
húmero
Vaina
serosa
'
Troquín
Labrum
Resultante de la
cadena de flexión:
estabilización de la
cabeza del húmero
▼ F ig u r a 109
Y F ig u r a 1 10
La cadena de flexión
El labrum escapulohum eral (m enisco)
(la noche) en una inflamación tendinosa que afecta particularm ente a la
corredera bicipital. Esto explica que el individuo al acostarse no sienta
dolor ni limitación de movimiento; pero al despertar la inhibición del ten­
dón de la larga porción del bíceps, debido a la inflamación, provoca una
cabeza hum eral alta y la imposibilidad de abducción.
E n este caso, no se debe movilizar, estirar y posturar estos tejidos que
padecen un exceso de trabajo.
Se aconseja al paciente que beba 1,5 litros de agua durante varios días,
que controle su alimentación para facilitar la eliminación de toxina y que
siga un tratam iento que priorizará la fisioterapia; de todas formas, la re­
cuperación tendrá lugar en los días siguientes dejando recuperar estos te­
jidos.
La cadena de flexión puede verse implicada en el síndrome del canal
carpiano y en las epitrocleitis, el palmar mayor, el palmar m enor y el cubi­
tal anterior se insertan, sobre todo los dos últimos, en le ligamento anular.
U na hipertonicidad de estos músculos puede ser la base del síndrome
del canal carpianao o de una epitrocleitis. Las posturas de la cadena de
flexión perm iten controlar estos problemas, que nos parecen rebeldes y
difíciles cuando no se tratan las causas, cuando no se busca su lógica.
L a c a d e n a d e e x t e n s ió n
Com posición de la cadena de extensión
• El deltoides 3oF ...........
• El tríceps.............................. ........................................................................tríceps brachíi
• El radial lareo 1°................
• El radial corto 2"..................................
• El extensor com ún d e los dedos
• E l extensor del V .......................
• El extensor del I I .................................
• E l extensor largo
o del I
• El extensor corto del I
• Los lu m b ricales..................
La
s
c a d en a s
m usculares
T F ig u r a 111
La cadena de extensión (según Brizon y Castaing)
La cadena de extensión provoca:
•
•
•
•
la
la
la
la
extensión
extensión
extensión
extensión
del hom bro retropulsión
del codo
de la muñeca
de los dedos
En estática, la cadena de extensión hiperprogram ada provoca el recurvatum.
L O S M IE M B R O S SUPERIORES
Extensor propio del V
(Exten so r digiti m inimi)
Extensor común
(Exten so r com m unis)
▼ F ig u r a 112
La cadena de extensión (según Brizon y Castaing)
U \ S C A D E N A S M USCULARES
Radial largo (1')
(Exten so r carpí
radialis longus)
Radial corto (2‘)
(Exten so r ca rp í
radialis brevís)
Y F ig u r a 113
Y F ig u r a 114
La cadena de extensión
(según Brizon y Castaing)
La cadena de extensión
(según Brizon y Castaing)
La c a d e n a d e a p e r t u r a
( s u p in a c ió n )
Com posición de la cadena de apertura
• El su p rae sp in o so ..............................................
• El infraespinoso................................................
• El redondo m e n o r............................................
• El sup inad or c o r to ...........................................
• El supinador larg o ...........................................
• El abd uctor lam o del
..abductor pollicis Ion cus
• El a b d u cto r corto del I ...................................
• E l a b d u cto r del v ..............................................
La cadena de apertura provoca la abducción, la rotación externa del
brazo, la supinación del antebrazo y de la mano.
En estática, la cadena de apertura hiperprogram ada provocará la
apertura de la cintura escapular, la rotación externa de los miem bros su­
periores; los codos están separados y las m anos miran hacia delante.
La cadena de apertura está implicada en las epicondilitis y en las sinovitis de los tendones del supinador largo y del abductor largo del I.
L
as
cad en as
m usculares
Supraespinoso
(Supra supinatus)
\
N
Deltoides
(Deltoideus)
3a faisc.
\
Infraespinoso
(In fra supinatus)
Redondo
menor
(teres
m inor)
Y F ig u r a 1 15
La cadena de apertura-supinación
La contractura muscular provocada por dicha situación provoca una
deficiente troficidad y a pesar del descanso, el déficit vascular “ alim enta”
la contractura que no cede espontáneamente.
De aquí, evoluciona hacia una tendinitis y una periostitis sobre el cón­
dilo humeral. Se deberá activar el drenaje venoso de los músculos del an­
tebrazo. R ápidam ente se observará una relajación muscular.
De esta m anera se rom pe el “círculo vicioso” y se puede pasar a la pos­
tura de los músculos de la cadena de apertura.
l o s
MIEMBROS
SUPE R I O R 1 n
■
I
i
Supinador largo
(Brachio radialis)
I - radial
(Exten so r ca rp í
radialis longus)
Supinador largo
(Brachio ra d ia lis)
2' radial
(Exten so r carpí
ra d ia lis b re vis)
▼ F ig u r a 1 16
La cadena de apertura
Nos encontrarem os con estos problemas después de un exceso de ges­
tos repetitivos:
- habituales —* síndrome de las celdillas
- inhabituales —►bloqueo vascular.
Es im portante observar que cruces de drenaje venoso pueden verse
comprimidos y provocar contracturas musculares de tipo miositis: aduc­
tores, inserciones bajas de los abdominales (cf. Tomo III La pubalgia),
,u 3 l P
L a s c a d e n a s m u s c u la re s
▼ F ig u r a 1 17
▼ F ig u r a 118
La cadena de apertura
(según Brizon y Castaing)
La cadena de apertura
epicondileos, epitrocleares, manguito de los rotadores, del hom bro, de la
cadera, músculos tem porom adibulares (importancia del canal de des­
compresión).
Se priorizará el trabajo isométrico y las técnicas de drenaje antes de
pasar a las posturas de las cadenas para reestablecer la plena fisiología.
• • • • • • • • • • • • • • « • • • • • • • • • a
L O S M IE M B R O S SUPERIO RES
Abductor largo del I
(A bductor pollicis
longus)
Abductor
del V
(A bductor
d igiti
minimi)
Abductor
corto
(A bductor
pollicis
b revis)
▼ F ig u r a 1 19
(Flexo r digiti
m inim i
b revis)
La cadena
de apertura
Las pérdidas de movilidad de las cadenas musculares pueden relacio­
narse con un punto fijo a nivel:
-
tisular,
vascular,
nervioso,
articular.
La contractura o la inhibición muscular es sólo una consecuencia.
La c a d e n a d e c i e r r e
(p r o n a c ió n )
Com posición de la cadena de cierre
• E l deltoides Io f ............................
• E l su b escap u lar..............
• E l red o n d o m a y o r.........
• E l p ro n a d o r redondo.... •
t
"W
V•
...
WW
•
W
W
WJ
I ■W
f i U AV# f
»
C%
Z( C aJ
• E l p ro n a d o r cuadrado
• E la n c ó n e o .................................................
• E l cubital p o s te r io r ..............
• E l aductor del I ...............................
• E l o p o n e n te del I ........................
• El o p o n e n te del V ................... ..............................................................................................................................opponens digiti m inim i
La
s
c a d en a s
m usculares
Pectoral mayor
(pectoralis m ajor)
Deltoides
(Deltoideus)
Sillón delto-pectoral
Fascia esternocostal
esternoclavicular
superior
Inferior
del recto mayor
▼ F ig u r a 1 20
La cadena de cierre
L O S M IE M B R O S S U PER IO R ES
Redondo mayor
(Teres m ajor)
Subescapular
(Subscapularis)
▼ F ig u r a 121
La cadena de cierre
La cadena de cierre provoca la aducción, la rotación interna del brazo,
la pronación del antebrazo y de la mano.
E n estática, la cadena de cierre hiperprogram ada provoca el enrollo
de la cintura escapular, la rotación interna de los miembros superiores;
los codos están pegados al cuerpo y las m anos mirando hacia atrás.
El músculo ancóneo (fig. 123) juega un papel particular en la p ro n a­
ción al favorecer la rotación interna del cúbito sin la cual la pronación se
vería m uy limitada.
La cadena de cierre se analizará como las otras cadenas del m iembro
superior en la coherencia global de la estática del individuo y de los p ro ­
blemas que presenta.
Estas cadenas continúan las del tronco, las de los m iem bros inferiores,
de la columna cervical hasta dentro del cráneo.
En los problem as pulmonares, cardíacos, valorando un esquema de
cierre, se program arán también las cadenas de los miembros superiores.
Es frecuente detectar periartritis en los individuos que en semanas an­
teriores hayan sufrido una bronquitis, problem as cardíacos, gastritis, etc.
Estas relaciones se observan también en la colum na cervical, en el crá­
neo y en la mandíbula.
La
s
c a d en a s
Redondo
pronador
(Pronotor
tere s)
m u scu lares
Tabique
interno
Ancóneo
(Anconeus)
Cabeza
coronaria
Cubital
posterior
(Exten sor
ca rp i ulnaris)
Nervio
medial
Extensor
propio del V
(Exten sor
digiti minimi)
Cadena de
extensión
Pronador
cuadrado
▼ F ig u r a 1 22
▼ F ig u r a 1 23
La cadena de c ie r re
La cadena de cierre
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • a
L O S M IE M B R O S SU PER IO R ES
D urante el examen del
sujeto se debe observar la
posición de los hombros.
F uera de los traumatismos
locales, si el hom bro se
Ligamento
Oponente del I
f
anular
presenta hacia delante y
(Opponens
hacia abajo; se deberán se­
pollicis)
/
^
Oponente
del V
guir las tensiones de las ca­
(Opponens
denas musculares hacia de­
pollicis
minimi)
lante y hacia abajo, se po­
drán observar tensiones
abdominales, cicatrices o,
Aductor del I
(A dductor pollicis)
simplemente, una postura
de trabajo.
Al contrario, si el hom ­
▼ F ig u r a 1 23
La cadena de cierre
bro se presenta hacia de­
lante y hacia arriba, se d e ­
berá buscar el origen de la
tensión en este cuadrante anterosuperior: clavícula, garganta, tiorides,
ATM, cicatrices de lifting, cráneo.
El hom bro también se puede presentar hacia atrás y hacia abajo o h a ­
cia atrás y hacia arriba en relación con problemas lumbares, cervicales,
occipitotemporales, etc.
Las cadenas musculares nos ayudan a localizar los puntos de tensión
que organizan las modificaciones estáticas y gestuales de las diferentes
partes del cuerpo.
Con el tiempo, esto podrá traducirse por deformaciones, disfunciones
o dolores.
Conclusión
El m étodo de las cadenas musculares aborda el tratam iento de dife­
rentes cadenas fisiológicas:
•
•
•
•
•
las cadenas
las cadenas
las cadenas
las cadenas
las cadenas
musculares,
viscerales,
neuromeníngeas,
articulares,
vasculares (arterias, venas, sistema linfático).
La estructura de enlace que permite nuestra intervención manual a
todos los niveles es el tejido conjuntivo.
Está presente en la piel, los músculos, los huesos, las cavidades, las vis­
ceras... y, en un continuum perfecto, vincula la piel con el envoltorio de la
célula.
Nuestro tratam iento tiene una simple (o sencilla) finalidad: relajar y
posturar los puntos de tensiones en las diferentes cadenas fisiológicas.
El conjunto de funciones del cuerpo hum ano está genéticam ente pro­
gramado. Nuestro papel es simple. Se deben eliminar, en la medida de los
posible, las tensiones estructurales que son la base de las disfunciones.
La práctica de las cadenas es concreta, coherente. Se ve potencializada p o r las reacciones en cadenas del sistema neurovegetativo sobre el con­
ju n to de las otras cadenas.
Las cadenas musculares dinamizan las otras cadenas; por lo tanto, se
debe conservar su total fisiología.
Las cadenea n tce ciia re e repro » ■< ía n c o d ito s en
conttmJdad d a d ra c ú ü n y d s piano a m ivés d e tos
a ja toa a o propagan >a» fuerzan c rg a re ed o m s del
ouerpo.
Qnsémdoee en la naturaleza d e tos > n « j J t a y su
capnrkhici d e htegracttn ftxicxxai. L BUM fti* fam aia
Ideas nuevwi roapecto a e conoapottn d e la
•Tyanaadfin da toacndenas m jeculaee <*j jo ecpJbno
d e la * tcu te * S n y de sus «jerto rtr* d e m orfrrtento
Fh este prtner tem o d « u re sede d s cuntn» uürae cjjs
engloban « i aspecto enatórm xj y funcional, lar.
repercueoncfi «to re la parotoon y i» practica del
tn la íi'ia río pors b í tsxlertffi t n s o lo R n . r i .u lc f ro s
nxecularee dni trunco y de la oednna caracal
m a ta n d o en la eeim c^u nterdapendorvai i|ue ardMe
entro le » rnúeouloe y sus envoNartoa. bata nodrtn de
cadena rréoftmc** ae trarm esto o o m » capital a n el
aonrcarriarSo teropñi xk » propuaato par « I autor. ^
B autor L é o p o td B u e q u e t e a O N a * » d e la _
Fom w clún -Laa cetíanaa muacUaree* O re cta rda i
M d q M iilH d illÉ U B K
Download
Random flashcards
Anamnese

2 Cartões oauth2_google_3d715a2d-c2e6-4bfb-b64e-c9a45261b2b4

Estudo Duda✨

5 Cartões oauth2_google_f1dd3b00-71ac-4806-b90b-c8cd7d861ecc

jndghm

2 Cartões jescola001

out

2 Cartões oauth2_google_e1a9ca2f-1989-4964-99db-7868eac0688a

Criar flashcards